Origen y proceso de fabricación de un condón [CHWonders]

Origen y proceso de fabricación de un condón [CHWonders]

por

A nivel global, anualmente se venden mas de 5 mil millones de unidades de este gran invento

En el CHWonders de hoy dejaremos de lado un poco los inventos complejos y que impliquen partes mecánicas y/o electrónicas, sino que trataremos sobre la historia y proceso de fabricación de un gran invento que antiguamente fue hecho de intestinos de animales, o sea el condón.

Historia

Condón de los años 1600

Hoy en día es de conocimiento general que los bebes vienen de la unión entre un espermatozoide y un ovulo, pero este concepto biológico es en realidad bastante reciente y data desde hace solo 4 siglos atrás. Antiguamente la gente no sabía el proceso que ocurría, pero si tenía una idea general de que bastaba un acto sexual entre un hombre y una mujer para obtener un bebe. Así como esta idea, la gente alrededor del mundo y por miles de años han usado también una variedad de dispositivos para evitar embarazos no deseados.

Aunque el uso de algún tipo de condón data de hace mucho tiempo atrás (en donde los chinos y japoneses usaban intestinos, papel o incluso cuernos de animales) no es hasta la época del imperio romano que se tiene una clara documentación. Los condones eran comunes en Europa en la época de Shakespeare y se sabía que eran hechos de unas piezas de tela que envolvían al pene y que luego eran amarrados con cordeles.

Ya en la mitad de los 1700, la gente empezó a usar condones fabricados de membranas de animales que también se afirmaban mediante un cordón. Los fabricantes, que también hacían guantes, conseguían intestinos desde la carnicería y luego los limpiaban, inflaban, secaban y moldeaban para fabricar los condones. Todo este proceso era caro y comúnmente no muy efectivo ya que muchas veces se producían condones llenos de agujeros, y es ahí en donde nació la técnica de Casanova, que consiste en hacer pruebas a los condones inflándolos para ver si había algún tipo de filtración.

Nacimiento del condón de látex

Fue en 1839 cuando Charles Goodyear descubrió la vulcanización y logro que la goma fuese parte en la fabricación del condón. El origen de la goma proviene de un árbol llamado Hevea Brasilensis, desde este se extrae un liquido blanco, el cual Goodyear mezclo junto a sulfuro y oxido de plomo para fortalecer la unión de las moléculas de la goma, lo cual permitió un producto elástico y resistente a la vez.

Comprar un condón de goma en ese entonces no era tan simple como ir a la farmacia de la esquina y pedir una caja, sino que había que ir al doctor para que este hiciese medidas del pene de uno y le recomendara el condón adecuado. El condón de goma era grueso, duro e incluso reusable después de un lavado, y muchos de ellos solo cubrían la “puntita” del pene.

Y no es hasta 1919 cuando Frederick Killian termino con el método original de fabricación, y simplemente creo moldes con látex líquido dentro de ellos. Esto produjo condones de látex delgados, baratos y de mejor calidad, por lo cual pronto existieron fabricas que industrializaron el proceso de fabricación, utilizando moldes de vidrio y hornos para vulcanizar el látex.

Hoy en día estos condones de látex dominan el mercado, aunque membranas naturales aun existen y se utilizan junto a condones de polímeros cuando alguien es alérgico al látex. En la siguiente sección veremos cómo se fabrica y se prueba la calidad de los condones.

Latex liquido, proveniente de un árbol

Anatomía

El condón consiste básicamente de tres partes, la punta la cual contiene una pequeña reserva de espacio para contener el semen, luego está el tubo que debe ser lo suficientemente elástico para aguantar la fricción, y finalmente la base que es compuesta de un anillo que afirme al condón pero que tampoco apriete demasiado, sino asfixiaría al… – bueno ustedes saben quien. Para esto muchos países establecieron estándares para la fabricación de condones, y las medidas del condón típico de hoy en día son:

Largo: Por lo menos 160 milímetros
Ancho: 52 milímetros (cuando esta estirado en una superficie plana)
Grosor: 0.07 milímetros

Polvos como la harina de maíz, oxido de silicio o carbonato de magnesio, son usados comúnmente para cubrir el condón, para que este no se pegue en sí mismo, y sea más fácil desenrollarlo. También están aquellos lubricados, que contienen un líquido viscoso comúnmente hecho de silicona. Y están también los que tienen espermicidas, que contienen ingredientes que matan al espermio, como lo son el nonoxynol-9 (N9). Este último no es muy recomendado debido a que puede irritar a la parte intima de la mujer, causándole infecciones.

Fabricación

El látex utilizado para fabricar condones puede venir de arboles de goma ubicados ya sea en Brasil, el sudeste asiático o el oeste africano. Claro que no solo basta de látex para fabricar un condón, porque también hay ingredientes como lo son:

Componentes anti hongos y anti bacteriales
Oxido de Zinc, un acelerador de vulcanización
Laurico de potasio, como estabilizador
Sulfuro, un agente vulcanizante
Amonio, como anticoagulante
Otros preservativos y colorantes

Muchos de estos ingredientes hacen del látex un producto muy resistente y durable, por lo cual nunca se debe botar un condón al inodoro, debido a que podría tapar las cañerías.

En la fábrica el látex líquido está contenido en unos recipientes gigantes, luego moldes de cerámica o vidrio se sumergen y se sacan desde estos recipientes. Estos moldes se secan en tan solo unos segundos y se vuelven a sumergir en el líquido para definir el grosor final de un condón. Entre más agua se diluya en el recipiente de látex más delgado será el condón.

Luego unas brochas hacen rodar el látex en la base, para formar el anillo. Una vez finalizado este proceso los condones son llevados a un túnel-horno, en donde se calientan para crear el proceso de vulcanización. Después los condones son removidos del molde y son lavados para remover olores, suciedad y restos de látex.

Después de la prueba de calidad, de la cual hablaremos más adelante, los condones están listos para ser empacados, en donde maquinas aplican lubricantes y luego dos laminas de aluminio recubierto para sellar el condón como si estuviese dentro de un sobre. Cabe destacar que estos deben estar sellados al vacio y no deben estar expuestos a luz ultravioleta porque o sino se deterioraran. Además estos deben tener una fecha de vencimiento que sea menor a 5 años desde la fecha de fabricación.

Pruebas de Calidad

Existen tres cosas básicas que pueden salir mal al momento de utilizar un condón. Empezando desde el peor estas son:

Rompimiento
Resbalamiento
Filtración

Los fabricantes prueban muestras aleatorias dentro de su línea de fabricación, para revisar la correcta calidad del producto.

Estas pruebas miden sobre todo la fuerza de tensión del condón. En una de estas pruebas el condón es sostenido en sus extremos y una maquina lo estira para que cumplan con el mínimo de estiramiento, luego otra prueba es mediante el inflado, en donde se pone un condón en un inflador, tal como si fueran globos, y se les suministra una cantidad establecida de aire, medida en volumen, para verificar que no exploten antes de lo debido.

Para las pruebas de filtrado, los técnicos rellenan los condones con agua y los cuelgan por unos minutos. Ahí los técnicos ven si hay filtración, y si no luego pasan por un papel absorbente para ver filtraciones que no se vean a simple vista. Otra prueba de filtrado, que puede ser húmedo o seco, requiere de electricidad. En el test húmedo, los condones se colocan encima de tubos metálicos, que luego son sumergidos en una solución liquida conductora, y si existe algún tipo de filtración, lo que sucederá será que el liquido tocara al metal, y un computador dará aviso sobre cuál es el condón con fallas. El test en seco, usa mayor potencia eléctrica, debido a que como ustedes saben el látex es aislante, por lo que a pesar de recibir altas cargas eléctricas, el más mínimo orificio dará la señal sobre el condón deteriorado y lo quemará.

Conclusión

Hemos visto como este gran invento ha ido evolucionando tanto en su material como en su fabricación y es de esperar que en el futuro gracias a la nanotecnología, veamos condones cada vez más delgados y resistentes. Hoy en día su uso permite un sexo seguro, evita enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados.

En la actualidad disponemos de una gran variedad, algunos con sabores, texturas, colores y hasta con monitos. Sin duda es un objeto que ha cambiado la manera en la cual podemos disfrutar del sexo, pero siempre y cuando lo usemos de manera responsable y adecuada.