Jack Sparrow y compañía llegan en bloques, cortesía de TT Games

Disponible para: Nintendo Wii, 3DS, DS, PSP, PC, Xbox 360, PlayStation 3 (analizada)
Desarrollado por: Traveller's Tales
Distribuido por: Disney

Los puzzles de Lego han cubierto bastante en el mercado jugón: desde Star Wars hasta Indiana Jones, pasando por Batman y Harry Potter. Ahora es el turno de Jack Sparrow y compañía. ¿Es una gran alternativa para la familia o una muestra que esta fórmula comienza a quedar sin gasolina?.

Esta entrega cubre las cuatro cintas de la saga (o la entretenida y las últimas 3). Tomaremos el rol del legendario capitán Jack Sparrow, Will Turner y gran parte del reparto de las películas, cada uno con sus respectivas habilidades y capacidades. El juego sigue la ruta de los anteriores Lego; un título de acción, aventuras y puzzles donde todo es requetecontra sano y donde se busca inequívocamente la diversión para toda la familia.

La historia sigue vagamente lo acontecido en las cintas. Digo "vagamente" porque a pesar que obedece la cronología cinematográfica, no se preocupa de conectar los eventos que se muestran en el juego, haciendo de la historia algo inconexo si no se han visto las películas. Continuando en lo narrativo, el juego sigue apelando a la universalidad, sin diálogos ni palabras, sólo a gestos, sonidos y un gran nivel de expresividad. Esta característica ayuda a acercar al juego a los más pequeños, a ampliar el espectro de posibles jugadores y entrega una bienvenida cuota de humor. Por otro lado, el juego es bastante largo (sobretodo mirándolo desde los estándares actuales) y posee un decente nivel de repetitividad, gracias a sus items secretos y a los objetos coleccionables.

Visualmente Lego: Pirates of the Caribbean sorprenderá a varios. El juego luce bien, bastante bien para un título que supuestamente debería lucir ser simple y muy cuadrado (literalmente). Las visuales son sencillas pero llenar de vida y detalles, poseen un inteligente uso del color, grandes efectos de luz/sombra y un convincente efecto de simulación de agua. Las sombras, momentos puntuales en que se producen retrasos visuales y otros pequeños detalles quedan al debe, pero cumple mucho mejor de lo que varios podrían suponer. Punto aparte son las animaciones (sobretodo la manera de correr de Jack), las que fluyen con admirable naturalidad y que representan bastante bien la personalidad de cada personaje.

Los controles son minimistas, simples e ideales para quienes son jugadores casuales. Esa misma simpleza que prima en varios aspectos del juego vuelve en este departamento, cumpliendo -a grandes rasgos- su tarea. Dentro de lo cuestionable están los saltos; cuesta calcular bien dónde comenzar y aterrizar, lo que es agravado por algunas puntuales inconsistencias en los ángulos de cámara.

El audio es la joya del departamento técnico: los sonido característicos de la saga regresan, más los efectivos gestos de voz y lo similar del tono de Sparrow toman aún más fuerza gracias a la portentosa banda sonora compuesta por Hans Zimmer. Todo lo anterior sienta el humor y el tono de una experiencia tremendamente familiar y conocida, con un ambiente que huele a alta mar y que engrandece el resultado final.

La idea principal de este juego es la de siempre: avanzar, golpear, trabajar en equipo y descifrar puzzles, lo que se puede hacer al solitario o con un amigo en modo cooperativo… y es aquí donde comienzan los problemas de Lego: Pirates of the Caribbean.

El juego está centrado a la familia y a una experiencia más bien infantil, pero algunas decisiones no parecen estar conectadas con dicha identidad. Una sección muy importante del juego son sus puzzles; nadie dice que deben ser extremadamente simples ni un mero tramite pero varios de ellos te dejarán dando vueltas, preguntándote qué sucede o qué estás haciendo mal. Se presentan antes el jugador sin pistas, sin contexto y sin herramientas, cosa que puede estar bien en varios juegos pero no en uno cuyo principal público es familiar/infantil.

Por otro lado, que un título apele al cooperativo y no tenga funciones ni modos en línea parece ser una idea tremendamente obsoleta. Este juego ganaría enormemente con la inclusión de modos coop on line, pero los muchachos de Traveller's Tales quizás consideran que muy pocos padres (o sus hijos menores) no sabrán como usar estos modos. Honestamente, no se me ocurre otra razón. Finalmente, el juego pierde al disfrutarse de sólo un jugador y lo torpe del comportamiento del personaje controlado por la computadora/CPU recuerda este hecho a menudo.

Lego: Pirates of the Caribbean es un título muy entretenido, que ofrece muy buenos ratos, una atmósfera extremadamente fiel a las cintas, buenos gráficos y mejoras varios de los detalles de los juegos anteriores. Por otro lado, también repite algunos de aquellos pecados del pasado: problemas con los saltos, puzzles muy poco intuitivos y ausencia de modos en línea.

Al final de cuentas, Lego: Pirates of the Caribbean es probablemente el punto más alto de la saga Lego y probablemente el mejor juego basado en las aventuras de Jack Sparrow. Logra dejar sus problemas como simples 'peros', se transforma en una gran opción para disfrutar en familia y entrega buenos ratos. Lo que más le quita es lo que pudo ser: un juego para todo tipo de fans, uno mucho más amplio, un título cuyo potencial no se perdiese (en parte) con puntuales pero malas decisiones de implementación, online y gameplay.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=L1lPxO7cD60&feature=relmfu[/youtube]

Lo imperdible:

  • Un recomendable juego para toda la familia
  • Buenas dosis de diversión y humor blanco
  • Sólido modo cooperativo local
  • La gran banda sonora de la saga

Lo impresentable:

  • La implementación poco intuitiva de algunos puzzles
  • Ausencia de modos en línea
  • Algunos descuidos de framerate y de ángulos de cámara
Bueno
"…el punto más alto de la saga Lego y el mejor juego basado en las aventuras de Jack Sparrow.”