Cinco cosas que ya me están hartando [NB Original]

Cinco cosas que ya me están hartando [NB Original]

Verán, hay cosas que he estado leyendo y escuchando en los últimos días/meses/años y que ya empiezan a aburrirme. No es solo el argumento, es la discusión que se repite y repite y repite como si fuese un mantra que jamás se termina. Por ello, aquí les va este top cinco de cosas que me están empezando a aburrir y hartar.

Mi consola es mejor que la tuya

Ajá. Y partes de mi cuerpo son más largas, grandes, mejores, etecé. El concurso por ver quién tiene la mejor consola se fue al demonio cuando cada una de ellas empezó a tener contenido exclusivo atractivo. O funciones que superan a las de las otras dos. Sé que hay algunos que invocan las velocidades del procesador, la forma de los controles, el aspecto de las consolas. Y todo eso está muy bien, excepto que yo lo vengo escuchando desde que la NES y la Sega Master System dominaban la Tierra. La realidad es que, en este punto de nuestra historia, cada una de las consolas ofrece algo que las otras dos no. Y quien juega para divertirse lo sabe.

Los “hackers”

Llevamos meses hablando de los “hackers”. Noten que uso comillas. Ya lo había explicado una vez: un hacker no afecta a terceros, esa no es su motivación ni su fin. Pero el término se ha enredado y pisoteado de tal manera que ahora se le llama así a cualquiera que vulnera la seguridad de una red, sin importar cuáles sean las consecuencias. Por ejemplo, la situación Sony: muchos estaban muy divertidos con la caída de la PSN y se proclamaban defensores de todas las causas posibles. Pero ¿y los gamers que se quedaron sin un servicio por el que pagaron? Sí, es gratuita, pero para acceder a esa cosa gratuita, necesitas una consola que no es barata. Y necesitas juegos que no son baratos. “Pero es que Sony ya los compensó”. Puede ser, pero tres juegos no equivalen al tiempo que le ibas a dedicar al online. Y luego, otros grupos se entusiasmaron y empezaron a invadir redes y sitios de estudios desarrolladores. Pero esos no son hackers. Cuando expones así la seguridad de los sistemas, robas información y dejas varados a un montón de gente que no la debe, no eres un hacker. Eres un criminal. Y, si tienes tanto talento ¿por qué no aplicar para una escuela como el MIT y volverte un verdadero maestro?

Hardcore vs Casual

Yo soy mejor que tú porque juego en modalidad no-puedo-creer-que-mi-consola-no-explote. Mis juegos vienen con toallas para limpiarte la cara después de jugar, de tanta violencia que contienen. Nadie puede contra mí. Pft. Patrañas. Esa constante queja, ese lloriqueo incesante que dice que ya casi no hay juegos “hardcore” y que se le da preferencia a los jugadores “casuales” ya me está hinchando las pelotas. Es notoria, sí, la constante promoción que se le hace a ciertos títulos (recuerden la presentación de Microsoft en el E3), pero tampoco quiere decir que el resto de los juegos hayan desaparecido de la faz del planeta y nos hayamos quedado solo con dos millones de copias de Cooking Mama. Nah, los juegos siguen ahí. Y créanme, cuando hay ciertos personajes que se quejan una y otra vez de que los gamers casuales son nenitas, suenan a señoras haciéndose la permanente en un salón de belleza. Hay títulos para todos y, si no les gusta jugar con Kinect o Move, la solución es complicada. Necesitan hacer algo de química, algo de física y algo de alquimia. Y luego, dejar de ser una niñas lloronas y ¡no comprarlos!

Los juegos de deportes que ofrecen millones de innovaciones

Y entregan tres: una voz nueva en los locutores, portada distinta y superimposición de rostros de los jugadores de moda. Entiendo que los juegos basados en las ligas de soccer y americano tienen muchos aficionados, pero ¿no se aburren de que les vean la cara un año sí y el otro también? Aunque tal vez estoy siendo injusto, a mí ni siquiera me gustan este tipo de juegos. O el soccer. O el americano. El punto es que, desde mi perspectiva, siento que muchas veces les ofrecen la luna y las estrellas y con lo que se quedan es con las voces de los locutores locales y la misma táctica del tiro a ciertos grados de inclinación para meter gol que han estado usando desde Megaman Soccer.

La gente que no lee e interpreta a su gusto

Verán, uno busca, en su papel de comunicador, el que todo lo que hace sea inteligible. Es decir, que todo mundo pueda entenderlo. Yo quito muchos localismos (soy de Ciudad de México, créanme, tenemos muchos) pues sé que no me leen solo en Chile, sino en España, en Argentina y, claro, en México. Pero siempre existirá quien solo le eche un ojo a lo que se escribe y lea algo fuera de contexto. Luego, se quejará y quejará en los comentarios. O quien lea de más y empiece a crear fantasías acerca del estado de ánimo de quien escribe o lo que trae puesto. Vamos, dense el tiempo de hacer las cosas bien. Ya están aquí ¿qué tienen que perder?