[metroimage ids=”38-201187,38-201190,38-201194,38-201196,38-201199,38-201201,38-201205,38-201208,38-201210,38-201212,38-201214,38-201216,38-201218,38-201221″ imagesize=”large”]

Chile: Peta, una tienda de hardware imaginaria [FW Startups]

Conversando con nuestro amigo Hugo Galilea de Kepler.cl conocimos el proyecto conjunto que su empresa tiene con Nicolás Mella. Se trata de Peta.cl, una tienda online que ofrece precios similares a los que listan los mayoristas, pero vendiendo al detalle y con reparto a domicilio. Ellos estaban muy entusiasmados con el planteamiento de su tienda virtual, lo cual despertó mi curiosidad.

Llevo 20 años comprando hardware (Desde la época de Worldcomputer en el metro Tobalaba) y cuando empecé no existía la web. Incluso cuando la web se popularizó los sitios de las tiendas demoraron en ponerse a la par con la tecnología y durante años consistieron en sencillas tablas con un listado de precios. Por lo mismo, hasta hace poco el ejercicio de comprar hardware era un acto que se podía planificar online pero se materializaba yendo a la tienda propiamente tal.

Para mí, como para muchos otros lectores, es un poco desconcertante, entonces, el entender que Peta no existe como una tienda física. Y entonces decidimos investigar.

El esquema de Peta es posicionarse como intermediario entre el público y diversos mayoristas que no venden al detalle. Como agrupan varios pedidos en cada lote, el mayorista lo maneja como una compra al por mayor, y Peta a su vez hace la labor de desagregarlo y coordinar la logística para entrega al comprador final.

Esto nos parecía un poco optimista: si fuera tan sencillo, los mismos mayoristas harían esto capturando la ganancia del intermediario. Decidimos hacer un experimento práctico.

Comprando en Peta.cl

Para empezar entramos en el sitio de la tienda y recorrimos el catálogo. En principio puede ser un poco desconcertante la manera como están organizados los productos, porque las tres divisiones principales  son Audio & Video, Catálogo y Computadores. La categoría Catálogo en realidad quiere decir “piezas de hardware, insumos, periféricos, etc”. Entiendo que era difícil encontrar un concepto que englobara todo eso.

Entramos a catálogo y revisamos todos los productos ordenados por precio ascendente. Desde un cartridge de tinda de 488 pesos a una impresora láser de 3.580.000. Aparentemente no es posible listar los productos de las tres categorías al mismo tiempo.

Para cada producto hay una página individual indicando stock y especificaciones y ofreciendo compartir en facebook. Nos decidimos por un gabinete mini-ITX y una placa a tono

Antes de pagar inscribimos la dirección de las oficinas de Betazeta, pasamos por una pantalla de pago que conecta con el banco en línea y terminamos en la confirmación de la orden.

Dos lecciones que aprendimos haciendo esta compra: el precio original no incluye IVA, y al total hay que sumarle el despacho via Chilexpress. Pagamos 2.735 por un despacho de 2 días hábiles. Fe de Erratas: después de una auditoría con el departamento de aritmética de FayerWayer concluímos que el precio sí incluye IVA.

Luego de confirmado el pedido recibimos un correo corroborando la transacción, y pasado el plazo de entrega recibimos un voluminoso (tal vez demasiado voluminoso) paquete en nuestra oficina.

Dentro, ocupando más o menos la cuarta parte del espacio, venía nuestro pedido.

Mini Seudo Entrevista

Quedamos satisfechos con el proceso y habiendo comprobado su funcionamiento conversamos con Nicolás Mella, la mente detrás de Peta.cl

FW: ¿Por qué se llaman Peta? ¿Son defensores de los animales?
Nicolás Mella:
El nombre viene de Petabyte….y la verdas es que nos anduvimos arrepintiendo un poco….ya que existe una organización internacional llamada Peta.

FW: ¿Cómo pasaron del negocio de la recuperación de datos, que era el negocio de Kepler a la venta de hardware que es Peta?
Nicolás Mella:
Peta es un spin off de Kepler. La sociedad esta compuesta por Kepler SA y yo. Kepler financió el desarrollo del proyecto, pero sigue dedicado casi exclusivamente al tema de Recuperación. De hecho Peta es totalmente independiente.

FW: ¿Hace cuánto empezaron?
Nicolás Mella: Se lanzó Peta.cl a fines de Agosto 2010, pero la sociedad Peta.cl SA nació en Enero 2011.
FW: ¿Hay otros practicando este modelo de negocio? ¿Qué impide que alguien más haga lo mismo?
Nicolás Mella: En teoría hay muchos que lo hacen pero de forma manual. Suben los productos de los mayoristas en sus sitios uno a uno, sin tener los productos. Y aunque suban un producto, lo suben en pesos y deben cuidarse del cambio del dolar (porque el costo del mayorista está en USD), por lo que suben precios más altos como colchón. En nuestro caso está totalmente automatizado. Un software se conecta diariamente para sincronizar el stock y precio con 5 empresas mayoristas. Si sube el dolar, sube el valor de nuestros productos en el sitio y vice-versa.
FW: ¿Esta plataforma es un diseño propio, comprado, open source?
Nicolás Mella: Es un desarrollo propio basado en Magento, y corre sobre PHP y MySQL.
FW: ¿Cómo logran que el mayorista haga despacho al detalle?
Nicolás Mella: El mayorista no vende a publico final, sino siempre a nosotros. Para pedidos grandes  simplemente le enviamos una guía de despacho al mayorista para que ellos entreguen a nuestro cliente final. Pero sólo sirve cuando un cliente compra los productos al  mismo mayorista. Si compran productos de distintos mayoristas hacemos la consolidación del pedido en nuestra oficina y luego hacemos el despacho del conjunto.

FW: ¿Qué dificultades habría para replicar este modelo en Perú o Argentina?
Nicolás Mella: Lo hemos pensado, y es muy sencillo de replicar, ya que lo complejo es el desarrollo de la plataforma que ya está, y el contacto con los mayoristas que tampoco debiera ser complicado ya que son casi los mismos mayoristas que están acá. En todo caso debemos validar antes el negocio en Chile. Los bajos margenes son una apuesta al volumen, y todavía falta mucho para lograr algo más interesante.

Conclusión

En teoría el modelo de Peta es replicable en cualquier escala y para cualquier negocio. De hecho, más de una vez hemos leido casos de estudio que relatan el funcionamiento de empresas que casi no tienen costos fijos gracias a un manejo eficaz de la cadena de distribución que permite prescindir de bodegas y fuerza de venta retail.

La gracia de Peta es que lo vemos en funcionamiento y pocos meses después de su apertura funciona en forma perfectamente sincronizada haciendo uso de servicios que ya existen. Como hemos dicho otras veces, a menudo las grandes ideas no implican construir desde cero sino reformular lo que ya existe para sacarle mejor provecho. En este caso los mayoristas ya existen. Tienen su sistema de inventario y bodega, sus agentes de aduana y sus proveedores en el extranjero.  ¿Para qué hacer ese gasto dos veces?

Los couriers ya existen. Los bancos y casas comerciales ya tienen sus sistemas de pago en línea. Al final todo está hecho, el trabajo adicional es enmarcar todo los servicios disponibles en una plataforma expedita, intuitiva y que se mantenga sola con mínimas intervenciones humanas.

El sistema de Peta no es inmune a los problemas y perfectamente puede pasar que un envío se pierda, un pago no se procese, una brusca variación del dólar los haga perder plata, un mayorista ingrese mal un precio y luego no acepte la venta… en fin, hay muchas cosas que pueden salir mal en todo el proceso, y el negocio tiene sus propias fortalezas y debilidades que lo hacen distinto pero no necesariamente superior al retail tradicional. La diferencia, me da la impresión, es que este modelo es infinitamente escalable. Se puede extender a otros rubros, otros mayoristas, otros países. Da igual si el margen de cada producto es de un par de dólares: si se puede multiplicar indefinidamente, en algún punto cruzan la línea del costo fijo y el resto es sólo ganancia.

Redondeando, aplaudimos la buena idea, esperamos que les siga yendo bien, y que sirvan como ejemplo para que otros se atrevan a dar el salto. Todo emprendimiento implica arriesgarse, siempre está la posibilidad de fallar. Muchos emprendedores fallan varias veces antes de dar con la idea correcta. Quién sabe si Nicolás le apuntó a lo que será el proyecto de su vida, o es sólo un capítulo más de su aventura de emprendimiento. Hasta que lo descubra, nosotros cumplimos con el deber de informar y ayudarlo a él, y otros como él, a dar a conocer su invento.