ARM: Los Pro y Contra de la arquitectura

ARM: Los Pro y Contra de la arquitectura

por

Lectura recomendada

Windows 8 será compatible con ARM y x86, sin embargo eso no significa que se desempeñará de igual forma en ambas plataformas. en PCWorld decidieron simplificar las ventajas y desventajas de cada una, y como somos un medio en español, lo masticamos y les dejamos lo medular del artículo.

ARM es la arquitectura diseñada por ARM Holdings – una empresa sin fábrica – y se licencia para cualquiera que lo desee, para que estos últimos se preocupen de crear a partir de los diseños de referencia y fabricar. Esto le ha abierto la posibilidad a que la plataforma sea usada en toda (sino la mayoría) de la industria móvil, donde el consumo energético es bajo y complejidad de sistemas es pequeña. Ha ido evolucionado de a poco para integrar más funciones y ser más robusto.

X86, en cambio, es la arquitectura de facto en los netbooks para arriba. Es poderoso, dinámico, lo que ha abierto camino libre para equipos de escritorio hasta granjas de servidores durante años dado el gran rendimiento que ofrece, pero también su gran consumo. La arquitectura fue licenciada a varios fabricantes, sin embargo los que lograron sobrevivir económicamente fueron VIA, AMD e Intel.

Ventajas Desventajas
Más batería: ARM está diseñado para consumir la mejor energía posible. X86 no está diseñado para ello. Menos rendimiento: En aplicaciones comunes, x86 sigue teniendo la batuta. Menos mal, cada vez aparecen modelos ARM más rápidos en frecuencia y con más núcleos.
Precios bajos: Gracias a tantas licencias vendidas, la competencia es mayor. Fabricarlos y diseñarlos es más barato que optar por productos x86 de sólo dos o tres fabricantes. Pocos juegos: La arquitectura SoC mete todo lo necesario en un pedazo de silicio, incluído el GPU. Este último es poco complejo, por ende de bajo rendimiento comparado con los de escritorio.
Más seguridad: Existe poco malware para la plataforma ARM, a diferencia de la que existe en x86 y Windows. No hay 64-bit: No hay ningún diseño que permita usar un espacio de memoria mayor a 4GB, sin embargo la próxima versión de ARM tendría un controlador de memoria de 40-bit que permitirá acceder a 1TB.

Que Windows 8 corra bajo ARM significa que la experiencia de uso debería ser similar o algo mejor que en tablets parecidos como Honeycomb o iOS 4. El sistema estará limitado por el propio hardware ARM donde estará – de hecho ya se perfilan 3 claros luchadores – y no esperen que algunas herramientas sean tan rápidas como una versión x86 del sistema. Incluso habrán algunas que ni si quiera se asomarán en ARM.

Tampoco esperen que Intel vuelva a licenciar abiertamente x86 como lo hizo en el pasado. Eso fue una oportunidad única, como la polola que se pasa por tu casa sin avisar justo cuando estas solo, o cuando tienes el balón y ves al arquero contrario fuera del área.

Link: Windows 8 and the ARM Revolution: The Pros and Cons (PCWorld)