Yo viví la guerra de los 16 bits -segunda parte- [NB Opinión]

Yo viví la guerra de los 16 bits -segunda parte- [NB Opinión]

por

Segunda parte de una trilogía de posts que narran mi experiencia de esta gran época de los videojuegos.

Diseño de Mario Méndez basado en Mario Vs. Sonic The Battle

La batalla entre el Sega Genesis y el Super Nintendo es una de las épocas que muchos jugadores recuerdan con cariño. No sólo marcaron el hype por las gráficas y el contenido violento en las consolas caseras sino que también fueron el vivo ejemplo de que la industria del videojuego estaba en un acelerado auge.

En mi anterior NB Opinión conté brevemente sobre mi experiencia con el Sega Genesis (Mega-Drive en Europa), narrando mis emociones al videojugar sus alucinantes títulos. Pero lo mejor estaba por llegar, la respuesta de Nintendo a Sega fue increíble, desató ese pique entre consolas que hoy en día seguimos viviendo.

Corría el año de 1991, el Sega Genesis básicamente había borrado del mapa al NES. La ludoteca del Genesis crecía sin parar y uno no se cansaba de jugar título tras título. De repente, algo cambió, empezó a saberse que Nintendo lanzaba una nueva consola, era más que el NES, era el Super NES.

Pasaba el tiempo y aumentaba el hype, las revistas hablaban de la consola, se publicaban imágenes, las gráficas eran igual o mejores que las del Sega Genesis y uno simplemente se derretía por probarla.

Como siempre, yo no fui el primero de mis conocidos en tener esta consola, fue un suertudo vecino que se la trajeron de Estados Unidos con dos juegos: Super Mario World y Pilot Wings.

El día que me llamó para decirme que tenía un Super Nintendo volé a su casa, y estuve yendo día tras día, desde las 10 am hasta las 7pm cuando su mamá nos hacía de cenar y me decía que ya era hora de irme a mi hogar. ¿La escuela? Bah, ¡eran vacaciones! Y mi amigo sólo vivía a una calle de mi casa.

Finalmente después de visitar 5 días seguidos a mi amigo terminamos Super Mario World. Ese día regresaba en bici mientras pensaba “Tengo que tener un SNES”… pero tuvieron que pasar muchos meses para que mi nuevo sueño se hiciera realidad. En esa espera hasta participé en un torneo de Super Nintendo en una tienda departamental llamada Liverpool con la esperanza de ganar, pero sin consola era difícil practicar; por lo que basicamente fui sólo para ver como mucha gente jugaba mejor que yo.

Mi Super Nintendo lo compré en San Francisco, California, había ahorrado por meses sabiendo que haría ese viaje. Justo esa misma semana lanzaban Street Fighter II., asi que después de comprar la consola, me pase toda una mañana llamando a tiendas de videojuegos preguntando si tenían el ultra-famoso título de peleas de Capcom. Finalmente, un local me dijo “Sí, me quedan 3 cartuchos” y me apartó uno con la condición de que ese mismo día fuera por él.

Cabe resaltar que el hecho de que Street Fighter II saliera para SNES fue un parte aguas en la industria, era la primera vez que se veía una adaptación casi igual de una súper famosa arcade a una consola casera. Y de hecho esto fue lo que obligó al Sega Genesis a sacar un control de seis botones (antes sólo eran de tres), y aunque el primer juego de Genesis que usó los seis botones fue Eternal Champions realmente esta reinvención del control se hizo por SF II.

Cuando regresé a México, tuve que reorganizar la mesita donde estaba la TV, el Sega Genesis y el NES. No fue una decisión difícil, simplemente desconecte el NES y lo guardé en un mueble. Fue entonces cuando finalmente tenía juntas a las dos consolas de 16-bits que terminarían de marcar mi infancia. ¿El NES? A veces lo volviá a sacara para jugar una que otra novedad pero praticamente perdí interés por esa gran consola.

En los siguientes años el Super Nintendo no se cansó de brindar títulos extraordinarios. Tuve mi primera experiencia con un Final Fantasy, exactamente fue con FF IV (conocido en ese momento como FF II en América), RPG que me marcó para siempre. También recuerdo que cuando mi primo me acompañó a comprar FF VI (FF III en América) pasamos todo el fin de semana jugándolo sin parar, lo interesante es que mi primo ya tenía el juego y pasó unas 26 horas jugando lo mismo que había jugado unos días antes.

Los juegos beat ’em up eran de una calidad extraordinaria y nunca faltaba algún amigo que le hiciera de mancuerna. Es difícil olvidar al clásico Final Fight o al Battletoads in Battlemaniacs (casi igual de difícil que el de NES) o el gran Super Double Dragon que aprovechaba al máximo los seis botones de la control para el diseño de jugabilidad.

Por supuesto no puedo dejar de mencionar a Mario Kart, esta aclamada serie de carreras inició en el SNES. Mi pista favorita era y sigue siendo (cubriendo todas las entregas de la serie): Ghost Valley 1. Y aunque F-Zero era popular nunca pudo alcanzar al título que con el tiempo se convertiría en icono de Nintendo.

Le dedicaré unas a líneas Road Runner’s Death Valley Rally (Sunsoft), que no fue un buen juego pero que se quedó marcado en la memoria de la gente ya que sí fue uno de los primeros títulos que mostraban una dirección de arte que forzaba a los píxeles parecerse al estilo de las animaciones del Correcaminos. Este detalle es muy importante porque se empezó a vislumbrar una representación visual mucho más inmersiva, se mostraba el potencial gráfico de los videojuegos para recrear escenarios de otros medios. Como decía en aquella época “Es como si jugara en la caricatura”.

Y aquí una brevísima lista de títulos relevantes del SNES: Super Contra, Super Castlevania, TLOZ: Link to the Past, Super Punch Out, Donkey Kong Country, Star Fox (que llegó con un gran hype del chip Super-FX y que lo cumplió al pie de la letra), International Super Star Soccer Deluxe (abuelo de los PES), TNMNT: Turtles in Time, Magical Quest: Starring Mickey Mouse, Super Metroid, Secret of Mana o Chrono Trigger (para muchos, el mejor RPG de la historia), etc. etc.

Para no hacer este post más largo los invito a aumentar la lista de juegos y su experiencia con el SNES en los comments.

Aquí termina la segunda parte de mis memorias de la guerra de los 16-bits. En la tercera y última parte cerraré el tema mencionando los highlights de esta legendaria batalla de consolas que redefinió la industria del videojuego.