WikiLeaks amenaza a sus propios soplones con multas millonarias

WikiLeaks amenaza a sus propios soplones con multas millonarias

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, agregó una nueva cláusula draconiana al acuerdo de confidencialidad que los “soplones” deben firmar al enviar documentos al sitio. Entre otras cosas, marca que todo el material filtrado es “propiedad únicamente de WikiLeaks” e impone pagos millonarios en caso de que se quebranten las reglas.

El acuerdo [PDF] impone una multa de 12 millones de libras (unos US$20 millones) contra quien filtre material que WikiLeaks no haya publicado todavía. El acuerdo advierte que un quiebre de este tipo causará que WikiLeaks pierda “la oportunidad de vender la información a otros medios de comunicación y editoriales”.

WikiLeaks no ha vendido ninguno de sus materiales filtrados hasta la fecha, aunque Assange sí ha hecho mención de esta posibilidad en el pasado. En 2008, la organización intentó rematar permisos para acceder un poco antes a miles de e-mails que pertenecían a colaboradores cercanos al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, pero ese remate finalmente no se llevó a cabo.

El acuerdo también prohíbe a los colaboradores del sitio hablar sobre “los hechos y contenidos de este acuerdo y toda la información noticiosa relacionada con la forma de trabajo de WikiLeaks”. Aún así el acuerdo ya se filtró… al menos esa copia no está firmada, de modo que la persona que lo entregó a New Statesman estaría salvándose de una demanda.

Link: The £12m question: how WikiLeaks gags its own staff (New Statesman vía Wired)