Una Segunda Oportunidad [NB Opinión]

Una Segunda Oportunidad [NB Opinión]

El mundo (de los juegos) es cruel... (Forever not buyed?)

Todos están atentos al E3, a lo nuevo y a lo que se promete… en un mundo/mercado donde siempre lo mejor está por venir. Pero, me pregunto yo -porque si no lo hiciese, no habría columna y estarían leyendo… nada- ¿Qué pasa con lo buenos juegos que quedaron en el tintero? ¿Qué sucede con esos títulos que Metacritic se encargó de sepultar por no ser +90?

No tengo muchas lukas/dinero/lana/monedas/gils/créditos, así que he comenzado a hincarle el diente a juegos que han bajado de precio, títulos que no resultaron ser éxitos comerciales o incluso juegos que obligaron a cerrar estudios.

No sé por qué, pero siempre me llamó la atención la premisa de Blur, el último juego de carreras (literalmente) de Bizarre Creations. Pululando por la web, lo encontré a U$15 (nuevo y sellado)… y decidí comprarlo. Llegó a mi casa un par de semanas después y estoy bastante contento con la compra; no es un gran juego y jamás será un referente, pero he visto juegos mucho menos competentes, mucho más caros pero que sí han hecho dinero.

Luego, por cosas de remates y tonteras varias, pude adquirir acá en Chilito el 007 Blood Stone (último juego de Bizarre antes de decir adiós) a poco más de U$10 y -para mi suerte- el mismo cuento. Sin dudas es un título competente, que nunca será (ni pretendió ser) más que Goldeneye; un juego del montón, pero del montón para arriba y que se siente como un buen negocio/compra… y es ahí donde me quiero detener.

Cuando todos los juegos o proyectos son megaproducciones, no hay espacio para el error y no hay cabida para el fracaso. El juego (como mínimo) DEBE superar el 80 en Metacritic y DEBE vender más de un millón de copias… porque es tanto el dinero en juego y es tanto lo tonto grave que los jugadores nos hemos puesto que los juegos son malos o son buenos. No hay lugar a puntos medios, a juegos “más o menos” buenos… no señor; ¿Por qué? Porque todo éxito “sólo” lo estamos midiendo en ventas y dinero y los buenos juegos “sólo” los estamos midiendo por sus criticas, no por sus demos o por si a nosotros individualmente nos gustan.

No todos los juegos son iconos memorables, no todos son Super Metroid, Zelda: Ocarina of Time, Bioshock o Red Dead Redemption… pero seguimos juzgando (y las desarrolladoras siguen haciendo y definiendo) los juegos y proyectos con esa vara. Como consecuencia, tantas perdidas económicas y tanto cierre de estudios. Prima el dinero y el existimo, entonces hoy se produce un juego AAA o uno para móviles/iPhone, sin dejar lugar a puntos medios, juegos con ambiciones más sencillas o de menor presupuesto. Todo esto sin contar que hay tantos lanzamientos cada semana que la oferta es desbordante, opacando juegos y lanzamientos que definitivamente merecían un poco más de atención y ventas algo más dignas (por ejemplo, la misma Activision se hizo un harakiri: en 2010 lanzó el primera persona de acción Singularity para, al poco tiempo después, lanzar CoD: Black Ops. ¡PLOP!).

Tal vez… simplemente tal vez… si hubiesen más proyectos con metas y presupuestos más aterrizados y si las empresas no pensasen tanto con el bolsillo, habría más juegos con precio de gama media (por ejemplo U$40 en lugar de U$60), hecho que les sumaría a dichos títulos atractivo y atributos. Por otro lado, estos títulos olvidados resultan ser un buen negocio y tienen su lugar ganado en el mercado de la segunda mano (usados), así que les recomiendo -como siempre- humildemente: denles una vuelta y una oportunidad.

Que Alan Wake es una m*erda porque vendió mal, que Brutal Legend no merece ser jugado o que Bizarre Creations merecía llegar a su fin debido a que sus 2 últimos títulos (Blur y Blood Stone) son horrendos… ¡JA!. Decimos querer “cosas nuevas” o disfrutar de “títulos distintos”, pero a lo que no es rutilantemente bueno no solemos darle una segunda oportunidad… es más, muchos no les damos una primera. Ser así de tajante demuestra que somos extremadamente prejuiciosos, que disfrutamos más destruir un juego que jugarlo y opinar de él con respeto y argumentos. Les guste o no, ser así de tajante es lo que nos tiene jugando siempre lo mismo, hablando y peleando desde los trailers (sin juego en mano, ninguno de nosotros) y cerrándole el paso a nuevas ideas – para quienes hacen eso, con cariño y respeto: jueguen y dejen jugar.

Hace 2 días adquirí Enslaved, Singularity y Transformers: War for Cybertron por un total de U$55; estarán en mi hogar en menos de un mes. No son lo mejor que el mundo de los videojuegos tendrá para ofrecer, pero me tincan, me gustan y por ese precio son un estupendo negocio. Al final los foros, Metacritic o tus amigos no juegan los juegos por tí: lo haces tú mismo. Si te entretienen y gustan: excelente… si son memorables y marcan un hito en la historia de los videojuegos: mejor + 1000.

Como todo en la vida, los videojuegos también son en grises… no sólo en blanco y negro.

“La generación que tiene información pero carece de contexto. Mantequilla sin pan. Ansias sin anhelo”

Meg Wolitzer