Si nadie te habla, prueba con los delfines mediante una máquina traductora

Si nadie te habla, prueba con los delfines mediante una máquina traductora

La idea es poder tener un diálogo con estos animales acuáticos.

Hace medio siglo que se ha trabajado con delfines en cautiverio para lograr comunicarse con ellos a través de imágenes y sonidos, y también se sabe que su inteligencia les permite retener y entender más de 100 palabras. Entonces la apuesta fuerte actualmente es por lograr establecer un diálogo fluido en vivo con estos animales y -al parecer- se acaba de dar un paso gigante hacia ello. Por lo tanto, si por alguna razón te fuiste quedando solo en estos últimos años, buenas noticias: pronto podría haber una nueva especie completa dispuesta a comunicarse contigo.

Los trabajos anteriores siempre estuvieron enfocados a que los delfines aprendieran y entendieran lo que el hombre les pide, pero no al revés, como busca desde 1998 el Wild Dolphin Project fundado por Denise Herzing en Florida, Estados Unidos.

La comunicación bilateral con estos mamíferos marinos comenzó con sonidos artificiales y rudimentarios que luego debían asociar con cuatro íconos en un gran “teclado” submarino. Apuntando a cada ícono, los animales aprendieron a solicitar distintas cosas. Fue un paso, pero no suficiente.

Ahora Herzing está trabajando con un investigador de inteligencia artificial -Thad Starner, del Instituto de Tecnología de Georgia- en un proyecto llamado Audición y Telemetría Cetácea (CHAT, por su sigla en inglés), con el que buscan crear en conjunto con los delfines un lenguaje para que se puedan comunicar con sus propios sonidos.

Para registrar, interpretar y responderles, Starner está desarrollando el prototipo de un dispositivo compuesto por un computador y dos hidrófonos que detectan todo el abanico de sonidos de los delfines. La máquina determinará a qué corresponde cada sonido y con un mando, el buzo podrá crear una respuesta sonora que entienda el animal.

Las pruebas en terreno comenzarán en un par de meses en el Océano Atlántico.

Link: Talk with a dolphin via underwater translation machine (New Scientist)