[metroimage ids=”38-191071,38-191073,38-191075,38-191078,38-191080,38-191081,38-191082,38-191084,38-191086,38-191088,38-191089,38-191090,38-191092,38-191094,38-191096,38-191097,38-191099,38-191100,38-191102,38-191104,38-191106,38-191108,38-191110,38-191112,38-191116,38-191118,38-191120,38-191122,38-191125,38-191129″ imagesize=”large”]

Samsung nos presentó sus primeros modelos de Central Station

Así como sus remozados monitores 3D de las series 7 y 9


Esta mañana estuvimos compartiendo con la gente de Samsung España en un showroom que prepararon para mostrarnos sus nuevos modelos de monitores 3D, así como la última novedad que han lanzado al mercado: Central Station.

Se trata de un híbrido entre un monitor y una docking station que vienen a organizarnos el escritorio y ahorrarnos el tiempo de andar conectando/desconectando dispositivos. Además, nos ofrecen la comodidad de trabajar en una pantalla grande y con facilidades de ajuste de altura/inclinación, lo cual siempre es agradecido por la espalda y el cuello de quiénes nos pasamos la vida frente al ordenador…

Así, las series 5 y 7 de Central Station que Samsung comercializará a partir del mes de junio en el mercado español, consisten en pantallas que incluyen una peana o base con múltiples opciones de entrada y salida para facilitar la conexión de una serie de dispositivos como teclados, ratones, MP3, etc., dejando los puertos USB del portátil libres para ser utilizados con otros productos sin complicaciones.

Los puertos de la Central Station disponen de USB 3.0, lo que multiplica por 10 la transferencia de datos (comparado con un puerto USB 2.0) y permite cargar los dispositivos móviles al doble de velocidad en comparación con los cargadores eléctricos convencionales.

Resumiendo: La Central Station resume las conexiones de múltiples dispositivos en un cable USB que se conecta desde el ordenador hasta su base, y ya está. Eso en ambos modelos, tanto la serie 5 como la 7, aunque ésta última cuenta con una opción inalámbrica vía Wi-Fi, brindando una conexión sin cables hasta una distancia máxima de 1,5 metros. Así que puedes moverte con tu portátil por la oficina, sin perder la señal proyectada en el monitor… Lo probé, y tiene su gracia.

Ambas series incorporan Mega DCR —5M:1— que mejora el nivel de contraste, mostrando unos colores radiantes, e incluyen la función “Auto Configuration”, con la que se logra ajustar automáticamente la resolución de la pantalla del portátil y el monitor Central Station cuando ambos se conectan con un USB. Un detalle: Al usar el serie 7 en modo WiFi pudimos notar que hay un mínimo retraso entre la imagen que muestra la pantalla del portátil y la que proyecta el monitor… Poca, pero la hay.

Y ahora lo interesante: Precios. Pues los modelos de Central Station estarán disponible en España a partir de junio a un precio recomendado de 429€ (el modelo C23A750, es decir el inalámbrico con WiFi y con pantalla de 27 pulgadas) y 359€, para el C23A550, que se comunica exclusivamente mediante cables y tiene una pantalla de 23 pulgadas… Así que si te estás pensando comprar uno, te sugeriría que te inclines por el inalámbrico, porque la diferencia de precios es realmente mínima para la facilidad que de verdad ofrece el liberarte de cables.

Los 3D “ecológicos”

Uno de los puntos fuertes del encuentro de hoy con Samsung fue la presentación de sus nuevos modelos de monitores 3D, que llegaran al mercado español en la segunda mitad de este año. Notamos que la propuesta se enfoca en los usuarios de videojuegos y los amantes del cine. Nos mostraron dos series: La 7 y la 9, con la particularidad de que los monitores de la serie 9 se comercializarán con TDT integrado, es decir, que son una tele completa.

La Serie 7, con tecnología LED y disponible en 23 y 27 pulgadas, tiene una resolución Full HD 1920×1080 y una reproducción en 3D para que los contenidos digitales como juegos, películas, fotografías y vídeos se aprecien con máxima precisión. Destaca el fabricante que estos modelos pueden convertir de forma automática imágenes de 2D en 3D en tiempo real y viceversa, con lo que suponen el complemento perfecto para contenidos de ordenador, reproductores Blu-ray, consolas de videojuego y descodificadores de televisión digital.

Siguiendo con su apuesta ecológica, estos monitores incluyen las funciones “Eco Light Sensor” que, además de ahorrar energía, ajusta automáticamente el brillo de la pantalla al nivel óptimo en función de la iluminación del entorno; y “Eco Motion Sensor” que a reducir el consumo de energía, ya que apaga y enciende el monitor de forma automática en función de si la persona se encuentra cerca o lejos del dispositivo.

Y para que tengas una idea de cuánto estas funciones impactan en pro del medioambiente estas pantallas tienen la aplicación “Eco Tree” que muestra el nivel de ahorro de CO2 conseguido de una manera gráfica: Una arbolito al que le van naciendo hojas según tus emisiones de C02 por el uso del monitor se reduzcan… Vamos, que está simpático. ¿Precio? A partir de 429€ se conseguirán en las tiendas españolas desde el mes de junio.

Por su parte, la Serie 9 incluye monitores LED de 27 pulgadas con resolución full HD 1920×1080 y una reproducción 3D para la visualización “real” de una amplia variedad de contenidos digitales. Incluyen opciones de conectividad como entradas HDMI, USB y de cable.

Un detalle a destacar es que el monitor que tenían para probar y mostrar, estaba reproduciendo contenidos 3D desde un pendrive, a través de un puerto USB, y hacía constantes pausar para cargar… Bien molesto. Según la Product Manager de Samsung, a cargo de la demostración, se trataba de una falla puntual de ése equipo, pero bien valdría la pena, si estás pensando comprarte uno, que revises y pruebes ese detalle en tienda.

Los series 9 cuentan también con acceso a prestaciones de Samsung para Internet TV, para navegar por Youtube, Netflix y redes sociales como Facebook y Twitter, además de ofrecer la oportunidad de descargar una gran variedad de Samsung Apps a través de un widget en la pantalla. Estos monitores se venderán en España a partir de la segunda mitad del año en un precio recomendado de 799 euros.