Hasta que alguien compró el primer D-Wave One

Hasta que alguien compró el primer D-Wave One

por

Fraudeware

La primera computadora cuántica comercial ya tiene su primer dueño, que seguro desembolsó la friolera suma de USD$10 millones – la suma de la venta no se hizo pública – para hacerse de una. Lockheed Martin Corporation (los que han jugado HAWX les sonará) es la primera en la lista que podrá jugar con el D-Wave One.

El aparato llegará a la puerta de la compañía contratista de defensa – algo así como un PMC forrado en plata para los que han jugado MGS4 – junto a un equipo de científicos que trabajarán junto a la compañía para sacarle el máximo jugo, además de un API para que el equipo procese cálculos a través de lenguajes como C++ y Java.

El hardware del D-Wave One, fuera del procesador “Rainier”, es un misterio excepto para aquellos que conocen conceptos como “Quantum Annealing”, y muchos científicos aún se mantienen escépticos sobre su funcionamiento gracias a la poca evidencia. Algo que puede aportar a creer que esto es cierto es el currículo de la empresa, donde lo más destacable ha sido su trabajo con Google creando software para reconocer automóviles a partir imágenes y usar esos algoritmos en teléfonos móviles.

Si ya es casi difícil entender el funcionamiento del D-Wave One y los principios que ocupa, que lo compre un contratista de defensa hará mucho más difícil saber de las primeras aplicaciones prácticas de la gran caja negra.

Dicen que el mandamás del equipo detrás del D-Wave One respondió esto ante la pregunta “¿Cómo funciona?”:

Es la integración no lineal de la unidad básica de la conformación de la vida como es conocida; por lo tanto, y en el concepto meramente funcional y explicativo, detallo que nuestra unidad es la integración de componentes electrónicos altamente sofisticados capaces de descifrar la ecuación de unanimidad dentro de la teoría del caos en el contexto de un integral elevado al exponencial radical, basado en la conformación de las especies, tal cual se conocen después de 20.000 años de evolución asistida.

Link: Lockheed Martin Betting Big on Quantum Computing (PCWorld)