¡Feliz Día de la Toalla!

¡Feliz Día de la Toalla!

¡No entren en pánico!

Estamos seguros de que en este momento sabes exactamente en dónde está tu toalla, que no la has perdido de vista y que ningún strag se la ha llevado prestada. Si no saben de qué hablamos, bueh, es hora de que vayan a la librería (o a Amazon) y consigan La Guía del Viajero Intergaláctico, que es una “trilogía en cinco libros” creada por Douglas Adams y que contiene puntos de vista acerca de la condición humana, aderezados con un humor inmejorable y acompañados del sentido de la vida, el universo y todo lo demás, androides paranoicos (¿de dónde creen que salió el nombre de ese single de Radiohead?), improbabilidades y alienígenas.

El Día de la Toalla se creó a partir de la inquietud de los fans de Adams de celebrar su trabajo a partir de su muerte, sucedida el 11 de mayo de 2001. Se eligió esta fecha, el 25 de mayo, como la indicada para hacerlo. En este día, los aficionados a los libros de Adams llevan una toalla consigo a donde quiera que van, justo como se propone en el primer libro.

Una toalla, se dice, es el objeto de mayor utilidad que puede poseer un viajero interestelar. En parte, tiene un gran valor práctico: uno puede envolverse en ella para calentarse mientras viaja por las lunas frías de Jaglan Beta; se puede tumbar uno en ella en las refulgentes playas de arena marmórea de Santraginus V, mientras aspira los vapores del mar embriagador; se puede uno tapar con ella mientras duerme bajo las estrellas que arrojan un brillo tan purpúreo sobre el desierto de Kakrafun; se puede usar como vela en una balsa diminuta para navegar por el profundo y lento río Moth; mojada, se puede emplear en la lucha cuerpo a cuerpo; envuelta alrededor de la cabeza, sirve para protegerse de las emanaciones nocivas o para evitar la mirada de la Voraz Bestia Bugblatter de Traal (animal sorprendentemente estúpido, supone que si uno no puede verlo, él tampoco lo ve a uno; es tonto como un cepillo, pero voraz, muy voraz); se puede agitar la toalla en situaciones de peligro como señal de emergencia, y, por supuesto, se puede secar uno con ella si es que aún está lo suficientemente limpia

Como alternativa, además de comprar los libros, que no tienen desperdicio, puedes conseguir la adaptación cinematográfica, protagonizada por Martin Freeman, Mos Def y Zooey Deschanel.

De nuevo, feliz día de la toalla y ¡no entren en pánico!

LinksTowel Day