España: La Ley de Ciencia avanza hacia su aprobación

España: La Ley de Ciencia avanza hacia su aprobación

Mientras los políticos celebran, los científicos prevén que continuará la "fuga de cerebros"

Fue aprobada por el Senado en pleno

La Ley de Ciencia superó sin mayores obstáculos su paso por el Senado español, donde fue aprobada por unanimidad, por lo que ahora avanza rauda al Congreso de los Diputados, donde se estima reciba el último visto bueno para entrar en acción la semana que viene.

Tras casi dos años y medio de negociaciones y modificaciones que parecían no iban a dar frutos, el proyecto de reforma de Ley viene a sustituir una norma obsoleta que data de 1986.

Sin embargo, pese a lo que muchos anhelaban, la aprobación y entrada en vigencia del texto podría no resolver el problema de fondo que azota al gremio: La fuga de cerebros.

Y es que mientras los políticos se han mostrado “satisfechos” con lo que están aprobando, los científicos no parecen estar nada ilusionados. La Ley de Ciencia que estaría por entrar en vigencia en España incorpora, entre otras novedades, la contratación de los investigadores, lo que según los senadores, mejoraría su estabilidad laboral… Y además evitaría la “fuga de cerebros”.

Hhe ahí una de las claves de la discordia: Algunos colectivos científicos critican la elaboración de los nuevos contrato de acceso a la ciencia.

Es el caso de la Plataforma Investigación Digna (PID), la Federación de Jóvenes Investigadores (FJI) y la Asociación Nacional de Investigadores Hospitalarios (ANIH) que piden que exista una concordancia entre el número de investigadores en contratos de acceso que hayan superado las evaluaciones, y el número de puestos laborales fijos que se oferten.

Fran Terán, ex miembro de la Federación de Jóvenes Investigadores e integrante de la plataforma Investigación Digna, explica que este tipo de contratos de acceso a la ciencia:

Se va a quedar como un contrato por obra y servicio de cinco años, pero no servirá para estabilizar investigadores y menos aún para atraer talento extranjero”, advierte.

Y acá un dato que llama mucho la atención: Dada esta petición puntual de los colectivos científicos, el Grupo Popular presentó en principio una enmienda para que esta concordancia fuera de aplicabilidad a todos los investigadores contratados bajo los nuevos contrato de acceso. Sin embargo, pese a ser clave para los científicos y sin que suponga ningún aumento de presupuesto, la enmienda fue retirada sin explicación alguna… Vamos, de esas cosas misteriosas que pasan en la política.

Punto a favor: Becas

Pero no todo son críticas: La plataforma Investigación Digna explicó, a través de un comunicado, que ve como un hecho positivo que el Senado haya aprobado una enmienda que establece que toda la labor de investigación tenga un régimen laboral y no se haga por becas como hasta ahora, que en muchos casos encubren empleo sumergido:

El sector de I+D+i, hasta la aprobación del Estatuto del Personal de Investigación en Formación, “ha sufrido un amplio fraude laboral asociado a las becas que encubren puestos de trabajo (…) La gran mayoría de investigadores en España con edades por encima de los 40 años tuvieron su primer contrato de trabajo hacia los 35 años, tras encadenar, durante períodos superiores a los 10 años, remuneración en régimen de beca”.

Entre tales aguas se mueve el texto que aprobó por unanimidad el Senado español, y que ahora pasa al Congreso de los Diputados, donde según fuentes parlamentarias, podría ser aprobada el 12 de mayo. Es decir, que tendremos que esperar hasta la próxima semana a ver si se realizan o no algunas modificaciones a la Ley… Recordemos que como reza el dicho: “La esperanza es lo último que se pierde”.

Links:
El Senado aprueba por unanimidad el proyecto de Ley de Ciencia (El Mundo)
Los investigadores aseguran que la Ley de Ciencia no evitará la fuga de cerebros (El Mundo)
La Ley de la Ciencia consolida la inestabilidad de los científicos, denuncia la Plataforma Investigación Digna (El País)