En una prisión china, el castigo es volverte granjero de WoW

En una prisión china, el castigo es volverte granjero de WoW

En las películas, hemos visto como las penas, además de estar encerrado son variopintas en las prisiones. Stallone recibía su ración de golpes, a Tim Robbins le dieron violín (y no el instrumento) y así sucesivamente. Pero la realidad siempre supera a la ficción.

En China, en el campo de trabajos forzados de Jixi, además de picar piedra y, bueh, estar encarcelados, hay grupos de convictos a los que obligan a ser granjeros de oro. Como cualquiera que haya jugado World of Warcraft sabe, existen este tipo de sujetos que pululan en el MMORPG y que se dedican a realizar tareas repetitivas para obetener oro y después venderlo en el mercado gris a jugadores dispuestos a acumular riquezas virtuales y acné. Uno de los prisioneros, puesto en libertad después de purgar su condena, dijo al diario The Guardian que cerca de 300 de sus compañeros en la cárcel eran obligados a acumular oro vitual por espacios de hasta 12 horas.

El asunto no termina ahí. Supongo que los más cínicos dirán: bueno, pero así no tenían que temblar de miedo si tiraban el jabón en las regaderas. Error: los internos tienen que llegar a cierta cuota y, de no hacerlo, son golpeados. El propio Liu Dali (seudónimo del exconvicto) era azotado con tubos de plástico en su dormitorio. Las ganancias individuales, se dice, llegan a los US$ 1.000 diarios, pero, claro, al ser una actividad doblemente ilegal, los granjeros cautivos no reciben ni cinco centavos.

Desde luego, esto del gold farming no existiría si no hubiese un montón de individuos que no tienen la voluntad siquiera de ser mejores en el juego con el que están obsesionados. Seguramente ya hasta se rindieron y usan pañales en lugar de ir al baño.

Link Chinese labor camps force prisoners to play addictive video games (Dvice)