Dynasty Warriors 7 [NB Labs]

Dynasty Warriors 7 [NB Labs]

por

La conocida serie regresa repartiendo espadazos a cientos de enemigos al mismo tiempo ¿sigue siendo igual de divertida?

La nueva entrega de la franquicia de Tecmo Koei trae de regreso la experiencia hack'n slash-era que la volvió famosa. El jugador vuelve a la China feudal para revivir las guerras en las que se vieron envueltas las distintas dinastías por el control de aquella nación.

Con muchas armas a usar, miles de enemigos a eliminar y una jugabilidad sencilla de aprender, Dynasty Warriors 7 invita a los jugadores a sumergirse en un entorno de acción sin pausa, en donde apretar botones a lo loco a veces no es suficiente para sobrevivir.

La eterna guerra por China

La saga de Dynasty Warriors está basada en el libro llamado "El Romance de los Tres Reinos", escrito por el chino Luo Guanzhong. Esta novela narra la historia de la caída de la dinastía Han como gobernantes de China, y la pugna entre distintos reinos por adjudicarse el poder y control de las regiones del país asiático.

El juego cuenta la historia desde el punto de vista de 4 dinastías: Wu, Wei, Shu y Jin. El jugador puede jugar con cualquiera de ellas y así experimentar desde diferentes puntos de vista los diversos objetivos y batallas durante esta guerra civil china. Siempre ha sido interesante poder jugar desde los diversos bandos de una guerra y esta no es la excepción.

Cada dinastía tiene sus personajes principales (unos ya conocidos de las anteriores entregas de la serie), y cada escenario predetermina a cual avatar usar, algo que no molesta ni en función a la historia ni al modo de juego. Y ya que al final todos los personajes pueden usar todas las armas que se van desbloqueando, la estrategia para pelear en general no cambia mucho.

Batallas contra cientos de personajes

La serie de Dynasty Warriors es uno de los principales exponentes del subgénero de acción Hack'n Slash, que básicamente es ir destrozando enemigos con una serie de combinaciones de botones (a lo loco) bastante intuitivas. En la esta séptima entrega, esto no cambi, y la mecánica es la de siempre: avanzar (a pie o a caballo), pelear con los contrincantes haciendo combos, tirando poderes –que incluyen mini-cinemáticas-, e intentar destrozar a cientos de avatares con estilo. Es un sistema conocido que no deja de ser divertida pero del que tampoco se puede esperar mucho más, ya que se sabe exactamente a lo que se juega al ponerse a los controles en este título.

Los niveles son amplios escenarios de la China feudal, los enemigos están en las montañas o en los pueblos, cada grupo tiene su líder, y a todos hay que matarlos, y además el jugador generalmente está rodeado de aliados que le ayudan a luchar o distraer a los oponentes. Las batallas son de larga duración debido al gran número de personajes que hay que eliminar, y en esta ocasión Dynasty Warriors 7 aprovecha bien las capacidades de las consolas para generar el mayor número posible de avatares enemigos.

Tanto los personajes como las armas se pueden ir mejoraando al avanzar, mediante puntos de experiencia y dinero que sirven para aumentar las habilidades y los poderes. Entre más se avanza más fuerte se hacen los personajes y más espectacular se vuelven las luchas.

Entre las armas hay de todo: sables, hachas, lanzas, garras, tonfas, doble espadas, abanicos, etc. La mayoría se compran y otras se consiguen en batalla; un personaje puede cargar hasta dos y hacer el cambio en cualquier momento de la pelea, al realizar está acción el arma que llega tira un mini-poder que empuja a los enemigos de alrededor, dando así tiempo para que el jugador se acomode a lo nuevo.

Para los que no son muy conocedores del género hay un tutorial que va desde los movimientos básicos hasta los avanzados, pero los que gustan de los hack'n slash y son avezados en este tipo de juegos encontrarán un buen reto en el nivel de dificultad más alto. Hay ciertas misiones donde los enemigos son demasiados, y si no se tiene una estrategia de batalla es imposible finalizarlo con sólo pelear salvajemente.

El modo Campaña es en realidad el modo cooperativo. En este formato, dos jugadores (vía local) pueden revivir las batallas más famosas del modo de historia, además de otras de relleno. También hay una gran cantidad de personajes aparte de los principales y que son desbloqueables, por lo que uno y un amigo se pueden pasar horas peleando espalda con espalda.

Dynasty Warriors 7 tiene un buen nivel visual. Sus cinemáticas están bien trabajadas y las gráficas en tiempo de juego son decentes, con buenos detalles en las armaduras y explosiones en los personajes principales. El motor gráfico realmente se aprovecha bien para mostrar muchísimos enemigos en pantalla y realmente se siente estar en medio de una batalla campal. La música que acompaña las peleas son composiciones en clave Heavy Metal que aceleran el corazón, englobando así el ritmo de la mecánica de juego.

Conclusión

Con unas gráficas y música decente, un modo de juego más que conocido, y la misma historia de siempre, Dynasty Warriors 7 es un título que no decepciona pero tampoco sobresale. Si se es fan de la serie hay que tenerlo en la colección, o si se busca explorar el género también se puede disfrutar. Pero como todos los títulos de este tipo, después de unas horas puede volverse monótono.

Siempre da satisfacción sentirse poderoso e ir despedazando cientos de enemigos al mismo tiempo. Dynasty Warriors 7 da esta experiencia, lo malo es que básicamente es lo único que ofrece. Es posible aprender un poco de la historia de China o al menos del libro "El Romance de los Tres Reinos" pero eso sólo si uno le dedica tiempo a escuchar el argumento y leer los textos que aparecen en el juego. A grandes rasgos, es recomendable para aficionados del género, o para novatos que quieran introducirse en el mismo con un fiel representante.

Lo Imperdible

  • Eliminar a cientos de enemigos con un sencillo combo de botones.
  • La compleja historia de la pugna por el control de China.
  • El nivel de dificultad es bueno.

Lo Impresentable

  • El diseño del mapa para ubicarse en el escenario es confuso, a veces contraproducente.
  • Sensación de monotonía después de unas cuantas horas.
Aceptable
Siempre da satisfacción sentirse poderoso e ir despedazando cientos de enemigos al mismo tiempo…"