"Calentar" una prueba puede ser más efectivo que estudiar para ella toda la semana

"Calentar" una prueba puede ser más efectivo que estudiar para ella toda la semana

Un estudio postula que los alumnos asimilan mejor la información bajo la presión del apuro.

¡Aún hay esperanza, muchachos! Es que cuando estudiaba a la rápida, urgido porque no iba a alcanzar a aprender todo para la prueba fijada a primera hora del día siguiente, había dos opciones: o me iba como las reverendas y me autoflagelaba una semana completa por haberme quedado jugando a la pelota o en el Nintendo, o -milagrosamente- el Universo y cada planeta se alineaban para que me fuera muy bien. Yo creo que a todos nos ha pasado.

Pero resulta que aquella buena calificación no tenía nada que ver con la astrología ni las creencias, sino derechamente con la ciencia.

Según un estudio de unos científicos británicos, “calentar” los exámenes sería mejor que estudiar como malo de la cabeza durante una semana entera. Los investigadores de la Universidad de Bristol descubrieron que las hormonas producidas bajo estrés – llamadas cortisol– generan cambios en nuestro cerebro que pueden ayudar a que la información se almacene de manera más eficiente en él.

Así, el cortisol y la adrenalina propia del urgimiento por reprobar, alteran la manera en la que funcionan los genes al interior de las neuronas, mejorando la habilidad de aprendizaje. El neurocientífico Hans Reul afirma que los resultados sugieren que los estudiantes asimilan mejor sus estudios cuando sienten la presión por acercarse al final del tiempo. Y el profesor lo pone así de simple:

“A menudo nos damos cuenta de que los recuerdos desagradables son los que nos quedan para el resto de nuestras vidas, más que los felices. Esto es porque el papel que juega el estrés es claramente importante desde un punto de vista biológico para recordar algo que nos hirió o nos puso en peligro”.

En rigor lo que el cortisol y la adrenalina hacen es que impulsan un mecanismo conocido como modificación epigenética, la cual “reprograma” el ADN neural, aumentando o disminuyendo la expresión de ciertos genes, según Reul.

Entonces, no es como que les vaya a recomendar ponerse a estudiar a última hora (igual sufrí en su época), pero sí tengan confianza en que la ciencia los apoya y les da una última esperanza…

Link: Last-minute exam stress can actually help students to form stronger memories (Daily Mail)