[metroimage ids=”38-197113,38-197115,38-197117,38-197119,38-197122,38-197124,38-197127,38-197129,38-197131,38-197134,38-197136,38-197139,38-197140,38-197143,38-197147,38-197150″ imagesize=”large”]

Buitres de 8-bits atacando tu oficina no son la perdición; es arte

Probablemente si yo fuera artista, hubiera acabado haciendo esculturas de esta índole, porque mi máxima aproximación con la naturaleza no distaba mucho de mi estrecha relación con la cacería de patos silvestres… en el Duck Hunt del NES.

Shawn Smith hace un poco eso: Transforma imágenes de la naturaleza en piezas de arte tridimensionales que asemejan esculturas de 8-bits (hay galería tras el salto).

Usando pequeños bloques de madera que hacen las veces de pixeles, Smith explicó a Wired que “he trabajado toda mi vida con el retrato de objetos y naturaleza en pantallas y me pregunto cómo se verán estas cosas en tres dimensiones. No quería sólo recrear algo que hubiera visto en un videojuego y comencé a interesarme más en lo que aprendí durante mi vida desde los computadores que no experimenté directamente”. Bueno, probablemente yo no hubiera respondido tan lindo.

Y no se trata tan solo de la representación de animales con esta técnica, sino que además le gusta ubicarlos en una realidad distinta, como sucede con los buitres de su obra Vicious Venue (en la foto de arriba) donde se preguntó “qué comería un buitre digital si de alguna manera estuviese atrapado en la realidad”, y así con su obra.

Para concebirlos, Smith explica que hace dibujos arquitectónicos de las vistas frontal, superior y de costado, para luego cortar y pintar a mano cada “pixel” con una mezcla de tinta y pintura acrílica y finalmente ir pegándolas.

Acá la galería con el trabajo de Shawn Smith:

Link: Artist Gives Nature the 8-Bit Treatment (Wired)