[metroimage ids=”38-57266,38-57268,38-57269,38-57271,38-57273,38-57275,38-57277,38-57279,38-57281,38-57283,38-57285,38-57287,38-57289,38-57292,38-57294,38-57296,38-57298,38-57300,38-57303,38-57305,38-57307,38-57309,38-57311,38-57314,38-57317,38-57321″ imagesize=”large”]

Swarm [NB Labs]

Swarm es un juego de plataformas desarrollado por Hothead Games y disponible a través de XBLA y PSN, en el que se trata de controlar a un grupo de curiosas criaturas denominadas swarmites que deben recolectar DNA a través de peligrosos entornos con el fin de salvar la existencia de su raza.

A primera vista, muchos recordarán otros títulos como Lemmings o Pikmin, pero las similitudes solo se quedan en la apariencia. Swarm no es tan estratégico, y está más enfocado a la acción, en donde además de tratar de sobrevivir habrá que realizar la mayor cantidad de puntos posibles.

La historia en sí no es muy profunda, y es casi una excusa para ir directo a las acciones: al comienzo del juego se ve la llegada de una especie de masa alienígena a un misterioso planeta, monstruo que actúa como “madre” de los swarmites y que a través de un tentáculo los envía a recolectar DNA para alimentarse y así incrementar su tamaño y mutar su forma.

El concepto general es muy sencillo: controlar a un “enjambre” de swarmites a través de escenarios repletos de trampas y obstáculos que harán pasar momentos complicados. Al principio de cada nivel hay disponibles 50 criaturitas que se controlan como un solo grupo (aunque cada individuo cuenta su propia Inteligencia Artificial) en donde la idea es recolectar todas las esferas y cadenas de DNA esparcidas por el terreno, tratando de hacerlo sin muchas pausas para conservar los multiplicadores y así realizar más puntos.

Esto no será sencillo ya que al mismo tiempo hay que cuidar de no quedarse sin swarmites (al morir todos se regresa al último punto de guardado), cosa que se complica aún más sabiendo que además de los constantes peligros hay que realizar algunos sacrificios para poder seguir avanzando. Tener que matar a algunos swarmites forma parte de la jugabilidad (se recompensa con puntos y medallas por los diferentes tipos de decesos) y destaca que las muertes son crueles y violentas como el ser destrozado por una sierra, ser incinerado o incluso volado en mil pedazos con una explosión.

En partes clave de cada nivel hay checkpoints y puntos en donde se restauran los swarmites; es decir, se suman nuevos personajes sustituyendo a los que se perdieron en batalla para poder llegar hasta el final. Hablando de los niveles, es fácil encontrar caminos múltiples, trampas, pasadizos y objetos que deben destruirse para poder extraer DNA, realizando diferentes movimientos como el tomar impulso para romper cosas, saltar en grupo y formar torres para alcanzar áreas determinadas.

Aunque se podría pensar que el juego es sencillo por simplemente tener que sumar puntos la verdad es que su diseño obliga a mantener el multiplicador para lograr la puntuación requerida -la que normalmente es alta- y así poder seguir recibiendo acceso a los siguientes niveles.

En lo que respecta al apartado gráfico, el juego luce “bonito”, con niveles bien diseñados y entornos llenos de detalles en donde se destacan las trampas y el excesivo derramamiento de sangre azul, aunque el apartado sonoro se siente al debe, principalmente a causa de los efectos y la música, que son completamente planos para un título de este tipo.

Swarm es un juego con un concepto bastante interesante que sin duda pondrá a prueba tanto la habilidad como la paciencia, con un sistema de juego bien trabajado y una dificultad retadora. Lamentablemente el juego es solamente para un jugador y relativamente corto, con solo 10 niveles y dos batallas contra jefes, aunque es necesario señalar que habrá que pasar los escenarios varias veces para ir superando récords propios y de otros jugadores, que en todo momento están visibles en la tabla de líderes en línea.

Lo Imperdible:

  • Buscar obtener el récord más alto causa adicción.
  • Los diferentes tipos de muertes.
  • El concepto que combina el tener que cuidar al grupo de swarmites, y a la vez sacrificar algunos para poder avanzar.
  • La dificultad impone un reto interesante.

Lo Impresentable:

  • Solo cuenta con diez niveles.
  • La música y los efectos de sonido quedan por debajo de los otros apartados.
  • Ausencia de modo cooperativo.
  • La dificultad podría resultar frustrante para algunos.
Bueno
…un concepto bastante interesante que sin duda pondrá a prueba tanto tu habilidad como tu paciencia.”