Policía holandesa compró datos de TomTom para elegir dónde controlar velocidad

Policía holandesa compró datos de TomTom para elegir dónde controlar velocidad

Los GPS para el automóvil se han vuelto un accesorio popular en los últimos años, ya que permiten llegar más rápido y fácil a distintos lugares. Algunos incluso te dicen dónde están los embotellamientos para evitarlos.

Pero el GPS no sólo nos da información, sino que también la recolecta (para poder predecir el tráfico, por ejemplo), y empresas de navegación como TomTom, venden esos datos (anónimos) a organismos como la policía, por ejemplo, como sucedió ahora en Holanda.

De acuerdo a los noticiarios, la policía usó los datos para determinar dónde poner detectores de exceso de velocidad y cámaras. El problema es que TomTom no avisó a sus clientes que los datos podrían ser usados de esa manera, lo que tiene descontentos a muchos clientes. Si bien los datos son anónimos (es decir, la policía no podrá saber qué auto específicamente sobrepasó los límites de velocidad), muchos desconfían de que efectivamente sea así.

Lo bueno sería si la relación fuera recíproca y la policía le dijera a TomTom dónde están los controles de seguridad. Pero algo me dice que eso no va a ocurrir.

Como sea, el asunto despierta nuevamente preocupaciones respecto de la seguridad en servicios de geolocalización, que han sido recientemente discutidas por lo que ocurre con los dispositivos móviles de Google, Apple y Microsoft.

Link: TomTom sorry for giving customer driving data to cops (The Register)