Formato adecuado [NB Opinión]

Formato adecuado [NB Opinión]

En consolas, lo viejo contra lo nuevo, lo tradicional versus lo digital

De vez en cuando, hay tanto suceso en palestra que, como editor, cuesta decidir de qué diablos opinar. Y ahí estaba, un jugador con años de circo sin una clara idea de qué decir… hasta que una oferta me encendió la ampolleta.La distribución digital en consolas es todo un tema. Las posibilidades de acceder a juegos arcade, a contenido adicional e incluso a juegos completos vía Internet parece ser el futuro. En PC ya es toda una realidad, implementada como corresponde hace rato (¡hola Steam!), pero en consolas el cuento es distinto. Las declaraciones de expertos y hombres fuertes de la industria nos dicen que es “lo que se viene”, mientras las circunstancias parecen querer decir otra cosa.

Xbox Live, PlayStation Network y Wii Shop Channel han logrado que esta sea la generación de la transición. Un movimiento logrado con naturalidad y ánimo humilde, ya que observan, prueban, experimentan y corrigen de buena gana, aprendiendo de sus errores… o de parte de ellos. El tímido inicio que tuvo esta tendencia a comienzos de la presente generación de consolas tenía muchas limitantes y atractivos precios (Doom a U$5 FTW) y, con el tiempo, estas restricciones han ido quedando atrás como también el concepto parejo de “atractivos precios”.

El limitante original de, por ejemplo, XBLA, era de 50MB que -con la llegada de Castlevania: Symphony of the Night- pasó a 100MB y hoy ese techo es de 2GB, con muchas posibilidades de continuar su alza. Lamentablemente, el estándar de precios también aumentó: lo que hace unos 3 años valía 800 MSP (U$10), hoy aparece a la venta a 1200 MSP (U$15) o más. El número de lanzamientos subió como también la competencia, pero esto no trajo consigo necesariamente un incremento en la calidad de los lanzamientos de juegos arcade. De hecho, también se produjo una inflación similar a lo que ocurre en el cine y en los juegos de retail: los lanzamientos son tantos y tan variados que la posibilidad de jugar todo lo que merece ser jugado baja notablemente gracias a un mercado que no tiene empacho alguno en saturarse.

Ahora, los DLCs. Los contenidos y pack de mapas de los juegos de 2007 (Call of Duty 3, por ejemplo) aparecían a un precio promedio de U$10 e incluían 3 o 4 mapas. Han pasado varios años, hay 4 nuevos CoD y no hace mucho dichos contenidos bajaron su precio a 400 MSP. Lo anterior sin contar que los packs de mapas para juegos como Call of Duty tienen un precio que inició una espiral de aumento. Una muestra: Modern Warfare 2 apareció a la venta a U$60 y contaba con un modo historia, un modo de misiones especiales y varios modos de juego con 16 mapas para multijugador. Por U$15 compras sólo 4 mapas extra, nada más. Si la lógica del DLC fuese el referente para fijar precios, el valor de Modern Warfare 2 cuando apareció a la venta debería haber sido de unos U$100.

Me parece una mala señal que juegos clásicos como Dead Space o Need for Speed: Most Wanted tengan un valor por descarga de U$30 (están entre los más baratos, a CLP $14.900c en el bazar chileno). El compilado Gears of War: Triple Pack aca en Chile vale unos U$40 e incluye los 2 Gears de 360 más todo su DLC; Gears of War por descarga (sólo el juego, sin DLCs ni extras) vale U$30. Esto da la impresión de un estándar de precios antojadizo y que no parece corresponder con una lógica clara.

Las excusas y razones son varias (la principal: están disponibles las 24 horas del día, los 365 días del año, etc.) pero lo que me preocupa es la futura falta de opciones. Me gustaría que el mercado alcanzase en todas las plataformas un punto muerto, un lugar en el que el formato físico y el descargable compitan con justicia, con ventajas y desventajas parejas.

Si bien mi experiencia está narrada desde Xbox Live Arcade (donde llevo más tiempo como usuario, desde ya disculpas por ser un poco parcial), sé que en las otras plataformas digitales para consolas la cosa no es muy distinta. Hay ofertas y promociones pasajeras (que, por cierto, se agradecen enormemente) pero lo que predomina son los precios con pocas variaciones… y yo soy un usuario a la antigua, que desea comprar algo y poder tocarlo, llevarlo, cambiarlo y utilizarlo como me de la regalada gana. Quizás mi punto de vista es extremadamente arcaico e ingenuo, discutible y digno de pelas y rabietas (…) pero que el futuro de los juegos se base principalmente o completamente en impalpables no me gusta.

Hay quienes no tiene problemas en comprar sólo vía descargas, y me parece excelente. Pero viendo el escenario completo prefiero (como siempre, humildemente) un mercado en el cual pueda comprar un juego formato físico o digital a U$30, o el disco a U$35 con ciertas características y el mismo juego sin esas ventajas, manual ni disco vía descarga a U$25 (similar lógica para el arriendo físico vs. descarga con activación limitada). Me gusta tener dónde y cómo escoger, con sus ventajas y desventajas, con su respectivo costo y oportunidad; opciones con precios competitivos entre sí. Considerando el mundo vía red en que vivimos hoy, me cuesta creer que se justifique que un mismo título vía descarga tenga igual o mayor precio que su par en disco (hay que mantener las redes y servidores andando pero los digitales no tienen costos de transporte, cajas, caratulas, manuales, impresión de discos, impuestos por aduanas, etc.).

El formato físico asegura -hasta cierto punto- que eventualmente el juego bajará de precio. Claramente, esto no sucede en el mercado digital consolero: los precios son más estacionarios y las empresas se ahorran (para ellas, gratamente) el enorme problema que les representa el mercado de los juegos usados. Soy a la antigua, pero creo que ambos tipos de distribución pueden convivir si se trabaja en ellos de forma seria, no con un esfuerzo a medias ya que el escenario digital es ‘el futuro’, sólo por discurso y porque les resulta más conveniente y fácil a las empresas. Creo firmemente que a veces hay más de un futuro y más de una respuesta correcta.

Al comienzo dije que una oferta me dio la idea del tema de esta columna. Supongo que por sobrestock o algo así, Castlevania Lords of Shadow y Crackdown 2 estaban nuevos y sellados a menos de $10usd en una multitienda (CLP $3.990)… y caramba que resultó agradable. Juegos físicos, originales, palpables y a un precio de p*ta madre; si desean que eso suceda pronto en el mercado digital, como van las cosas, habrá que quedarse sentado esperando un rato, un buen y largo rato.