Dissidia 012 [duodecim] Final Fantasy [NB Labs]

Dissidia 012 [duodecim] Final Fantasy [NB Labs]

por

Peleas, summons, explosiones, Final Fantasy... ¿Se puede pedir más?

La primera entrega de este super cross-over de Final Fantasy dejó a muchísimos videojugadores con un buen sabor de boca. Tenía un modo de juego complicado pero divertido, la mezcla de memorables personajes en una nueva aventura también le daba un giro novedoso a la serie, y simplemente dejó muchas ganas de tener más de este nuevo universo de los Final Fantasy.

Ahora llega la secuela. ¿Será igual de adictiva como la primera entrega? Después de bastantes horas de juego, estamos en condiciones de responder esa pregunta.

En un espacio sin tiempo

Para aquellos que no conozcan Dissidia, este juego de PSP es un cross-over de todos los títulos de Final Fantasy en formato RPG de acción. La idea es juntar a personajes conocidos, tanto villanos como héroes, de la serie para que luchen entre ellos. El argumento es único y no es necesario haber jugado todos los Final Fantasy para disfrutar el título, claro que si se han jugado algunos se disfrutarán más ciertas escenas y encuentros entre personajes.

Básicamente la historia del título sitúa al jugador en un espacio atemporal en donde no hay referencia directa de los universos Final Fantasy. Poco a poco van apareciendo los personajes, los cuales sufren algo de amnesia; sólo para darse cuenta que son piezas en la lucha entre dos entes muchos más poderosos que ellos: Cosmos y Chaos. Los villanos al principio tienen una noción mayor de lo que sucede mientras que los héroes lo van descubriendo paulatinamente.

Dicen que no es tan fácil aprender a jugarlo

Dissidia 012 [duodecim] Final Fantasy es un título con un modo de juego muy complicado. Sí, el “muy” no es exagerado, teniendo en cuenta que es para la PSP, por lo que al principio del juego se le hace una encuesta al jugador para conocer su nivel de destreza con títulos de acción y RPG. En base a las preguntas, el juego se ajusta a cada usuario para que cualquier persona que lo juegue lo pueda disfrutar.

Si alguien jugó Dissidia Final Fantasy (la primera entrega) se sentirá como pez en el agua, con algunas cosas nuevas que aprender, pero los que no probaron el primer título entonces prepárense para varias horas de ensayo/error. Sí, la curva de aprendizaje es muy larga y a veces lenta, pero después de unas cuantas horas batallando y aprendiendo el funcionamiendo es cuando se empieza a disfrutar. Vale la pena el esfuerzo para aprender el modo de juego, ya que así las peleas son mucho más estratégicas, dinámicas y épicas.

Hay diferentes modos de juego: historia, batalla, arcade y multijugador; el modo historia es narrado (y jugado) desde ambos puntos de vista, Cosmos y Chaos; el modo batalla son duelos contra la computadora uno a uno o equipo vs. equipo; Arcade mode es el modo de retos (donde se pueden personalizar personajes); y multijugador o modo comunicación, es el que permite pelear contra amigos o contra fantasmas de sus personajes.

Resumiendo muchísimo la mecánica de juego: todas las peleas son duelos de uno contra uno (a veces en equipos). Cada personaje tiene distintos ataques, por lo que unos están diseñados para pelear a larga distancia mientras que otros cuerpo a cuerpo.

Dominar todos los ataques y los modos de juego de los personajes no es una tarea sencilla pero es un buen reto, y de todas formas es el mismo título el que obliga al jugador (en el modo historia) a probar diferentes peleadores y experimentar los distintos tipos de pelea.

Por si esto no fuera suficiente para hacer una pelea entretenida, también se puede llamar a criaturas para que ayuden (Summons), a la vez que se puede pedir asistencia de otros personajes, quienes aparecen, golpean al enemigo y se retiran. A esto se suma el ya clásico modo EX Charge, que es un modo rage el cual le da mayor poder por un tiempo al personaje.

También hay momentos clave en la pelea, cuando se tiene que sincronizar una combinación de botones para asestar un fuerte golpe y de paso ver unas secuencias de animación muy explosivas. El resto es casi lo mismo de todos los RPGs, ganar dinero, ganar monedas especiales, comprar armas, comprar ítems especiales, fusionar materiales para crear armas más poderosas, y etcétera.

Dissidia 012 [duodecim] Final Fantasy también tiene un poco de juego de táctica, ya que muchas peleas ocurren en sub-escenarios de cuadrantes en donde el jugador tiene que posicionarse de una manera estratégica para combatir con la mayor cantidad de enemigos. Si se logra vencer a todos en un solo momento (o desde un mismo cuadrante) se ganan muchos Kill Points que se pueden utilizar para ítems especiales.

También se tiene la opción de quitar la parte de acción del action-RPG y jugarse todo en una nueva versión del modo clásico RPG: el usuario indica a su personaje que hacer desde un menú con una lista de comandos en tiempo real. Personalmente prefiero el modo original del juego, pero es una opción muy válida para los que no sean muy diestros con el control, o simplemente porque les guste más.

Se juega fluido, se ve fluido

Es normal que para la etapa final de cada consola los desarrolladores le saquen el mayor jugo posible al hardware y este título es una prueba de ello. Square Enix nos presenta un juego visualmente muy completo, con personajes muy detallados, animaciones fluidas (tanto en los combates como en los mundos virtuales) y cinemáticas de alta calidad.

El modo de juego de este título obliga al usuario a realizar muchos movimientos a la vez, apretar muchos botones al mismo tiempo y todo esto se tiene que reflejar en la pelea. El control responde tan bien que a veces no se ve exactamente lo que está pasando, aunque las acciones se ejecutan como corresponde. Este era un detalle de primera entrega: los combates eran tan rápidos que a veces ni se apreciaban y en Dissidia 012 [duodecim] Final Fantasy sucede lo mismo.

El sonido es memorable, en parte porque las canciones más representativas de cada título de la serie aparecen aquí. La música se asocia según el personaje con el que se está jugando, por lo que si uno tiene en sus manos a Kain de FF IV mientras se recorre los escenarios se escucharán las clásicas composiciones de este juego. La inserción de los sonidos conocidos era algo esperado con lo que Square Enix cumplió.

Tanto en la parte visual como en sonido, el juego está muy completo. Explota de manera extraordinaria al PSP y para redondear el asunto, los vestuarios están diseñados por Yoshitaka Amano, famoso ilustrador conceptual de la serie Final Fantasy.

Suena bien, ¿hay peros?

Dissidia 012 [duodecim] Final Fantasy tiene muchas cosas buenas y algunas malas. No es el juego perfecto, aunque a veces en los muchos tiempos de carga he llegado a pensar que el problema es del hardware y no del software. Sí, hay muchos tiempos de carga, a cada rato, incluso dentro del mismo menú principal, si uno accede a un sub-menú hay tiempos de carga y cuando se sale de él también. Lo mismo para entrar en combate, se llega a una ventana donde se ven las estadísticas del enemigo… y otra vez, tiempos de carga y no cortos.

Otro contra que puede asustar a algunos jugadores poco experimentados es la curva de aprendizaje. Es algo extensa y complicada, y al final vale la pena, pero se corre el riesgo de que algún usuario deje el título porque no tiene paciencia aprender nuevas cosas cada cierto tiempo y aparte no poder aplicarlas correctamente. Quizás los más expertos dirán que esto es pan comido, pero para los más novatos puede llegar a ser un problema.

El nivel de dificultad es ajustable, pero aún así los enemigos pueden llegar a ser muy frustrantes si uno no los interpreta correctamente. Tal vez el poder vencer a ese invencible jefe radica en meterle otras 2 horas de hacer experiencia y subir las estadísticas, pero entre que uno se da cuenta de eso puede ser muy frustrante/humillante. Y esto mismo también desalienta a los que definitivamente no tengan tanta paciencia.

Conclusión

Dissidia 012 [duodecim] Final Fantasy es un título complejo que está diseñado para que se disfrute tanto por jugadores expertos y otros no tanto. El problema es que la curva de aprendizaje es muy lenta y los que no estén acostumbrados a este estilo podrán aburrirse o frustrarse rápidamente, y sin duda su detalle más molesto radica en los tiempos de carga que aparecen en cada esquina del juego, aunque al final se termina aguantando por que el título es algo adictivo.

Las batallas son complejas, pero para disfrutarse mejor hay que tener destreza en el control, conocer el modo de juego, interpretar correctamente al enemigo y saber construir un personaje.  Aun si no se logra dominar todo eso, sigue siendo un muy buen RPG de acción que se disfruta bastante conociendo lo básico.

¿Es necesario ser una enciclopedia de Final Fantasy? No, y tampoco es necesario haber jugado el primer Dissidia, aunque un sabelotodo de los FF seguro disfruta más el argumento y entiende mejor el comportamiento de los personajes. La historia empieza lenta pero también agarra fuerza con el tiempo.

Si alguno de ustedes jugó el primer título y les gustó, definitivamente no se pueden perder la secuela. Y quienes no lo jugaron pero son fans de la serie Final Fantasy o del género, tampoco se lo pueden perder, ya que ofrece una buena gama de personalización de experiencia de juego, desde el nivel, los controles, el tipo de género hasta las reglas y el formato de combates. Y encima de todo eso, no se limita al modo historia, ya que jugar contra otras personas siempre implica un reto muy entretenido.

Lo Imperdible

  • Gran diseño de modo de juego.
  • Audiovisualmente muy bien logrado. Muy buenas gráficas y excelente música.
  • No es necesario haber jugado todos los títulos Final Fantasy.
  • Imperdible para los aficionados a la saga y el género acción-RPG.
  • Inteligente personalización de juego para todo tipo de jugador.

Lo Impresentable

  • La curva de aprendizaje es muy lenta, puede causar deserciones de jugadores impacientes.
  • Muchos tiempos de carga, incluso para menús y sub-menús.
Muy bueno
…este Dissidia 012 es un gran trabajo de Square-Enix.”