Crean "Mosca Reina" usando jalea real

Crean "Mosca Reina" usando jalea real

El científico Masaki Kamakura creó una mosca gigante usando el alimento de las abejas reina.

El departamento de usabilidad de FayerWayer aún no logra determinar para qué sirve el polvo,  los bolsillos del pijama y las moscas. Sin embargo que no les hayamos encontrado utilidad no significa que no sea oportuno crear una mosca gigante por si un día se necesita una.

De todos modos, esa no fue la idea que movió a Masaki Kamakura, científico japonés que lleva algunos años investigando la jalea real, el compuesto azucarado con que se alimenta a las abejas reinas. En su última publicación describe un logro inaudito: haber logrado aplicar el principio activo de la jalea real a otra especie.

Se sabe que, en un panal de abejas, solamente la reina es alimentada con jalea real, y cabe deducir que su ingesta es lo único que explica la diferencia entre la monarca y una abeja obrera común, puesto que genéticamente son la misma especie. Lo que nunca nadie ha logrado explicar es qué contiene la jalea real que provoca esta verdadera mutación en el noble insecto, y por qué ningún otro animal experimenta el mismo cambio.

En los años 60' la comunidad científica había convenido que el compuesto tenía un neuroquímico (o neurotoxina) que gatillaba la mutación. En los años 70' otros científicos refutaron a sus predecesores sosteniendo que la jalea real tenía hormonas, pero no fue sino hasta hace pocos años que se logró identificar y aislar algunas de las proteínas que componen la jalea real, redefiniendo la dirección que tomarían estas investigaciones.

Masaki Kamakura ahondó en este postulado, sometiendo la jalea real a un ambiente controlado donde sus distintos componentes se degradaran en tiempos diferenciables. Mediante este procedimiento, Kamakura identificó una proteína en particular, que bautizó como royalactina, cuyo tiempo de degradación calzaba con el desvanecimiento del efecto "Abeja Reina" en la jalea real.

Hecha esta conjetura, el paso siguiente fue experimentar el efecto de la royalactina en una especie lejanamente emparentada con las abejas: la mosca de la fruta. Son parientes muy lejanos pero con suficientes genes en común como para pensar en una reacción similar a la royalactina. Además, en las investigaciones que durante décadas se han hecho para combatir a la mosca de la fruta, prácticamente se sabe gen por gen cómo está hecha esta especie y por si fuera poco, en los laboratorios tienen cepas de mosca de la fruta que carecen de ciertos genes en particular.

La Mosca Reina

(Sobre)alimentando a una larva de mosca con jalea real rica en royalactina, Kamakura logró generar una mosca más grande, más pesada, de desarrollo más precoz, mayor longevidad y fertilidad. Una verdadera "mosca reina", con todo el horror que eso implica. El experimento ocupó como grupos de control a otras moscas sobrealimentadas con otros compuestos, para mostrar que no es un tema de cantidad de alimento sino puntualmente de la acción de la royalactina. Al mismo tiempo, mostró que las moscas que carecen de un gen llamado EFGR no reaccionaron a la proteína en cuestión.

En resumen, mediante la conjugación de conjetura y experimento, Masaki Kamakura logró identificar tanto la proteína de la jalea real como el gen que puede reaccionar a ella, dando un paso enorme que en el futuro podría permitir a la especie humana beneficiarse de este compuesto.

Es prematuro anticipar qué puertas nos abre el descubrimiento, pero ya que elucubrar es gratis podemos pensar que estamos un paso más cerca de generar un compuesto que extienda la esperanza de vida del ser humano o mejore su rendimiento físico. Para eso creo que el mejor camino es encontrar qué variación de la royalactina es compatible con nuestros receptores. Es el camino más largo pero sigue siendo mejor idea que combinar nuestro ADN con el de las moscas, algo que nunca sale bien.

Link: Scientist learns the secret of royal jelly by creating mutant super flies (io9)