Cosmonaut, un lápiz para tabletas

Cosmonaut, un lápiz para tabletas

Sirve para todos los dispositivos táctiles como iPhone, iPad y Samsung Galaxy Tab

Lo dicho: 2011 es el año de los dispositivos táctiles y, en especial, de las tabletas pero, ¿cuántos de nosotros estamos realmente dispuestos a achatarnos las yemas de los dedos tecleando y tecleando en teclas que, técnicamente, no existen? Pensando en eso se creó Cosmonaut, un lápiz para tabletas.

Y es que, tal como los hemos visto hasta ahora, los pads están muy bien para leer libros y navegar en la Internet, pero mandar correos largos, escribir ensayos académicos o, quién sabe, alguna obra literaria, es algo que necesita mucho más que inspiración y tacto, literalmente.

Lo que no deja de resultar curioso es que el avance tecnológico nos devuelva, aunque virtualmente, a la época del puño y letra, pues Cosmonaut es visualmente similar a un crayón de cera para niños, con punta redondeada para no dañar la pantalla de la tableta.

¿Cómo funciona Cosmonaut?

La primera vez que uno se enfrenta a un equipo táctil puede sospechar que su funcionamiento tiene que ver con el “calor humano”, que sólo un dedo puede accionar las teclas, pero esto no es necesariamente así… ¿O sí?

Cosmonaut está creado a partir de un material conductor que transfiere las cargas eléctricas de los dedos a la pantalla de la tableta, viniendo a representar un uso remoto de las extremidades humanas.

Sus diseñadores, los estadounidenses Dan Provost y Tom Gerhardt, reconocen que Cosmonaut no es exactamente lindo, pero destacan que cumple perfectamente con sus funciones, pues ha sido concebido bajo la premisa “Do it yourself”, esto es, “Hazlo tú mismo”.

Cosmonaut funciona con cualquier dispositivo de pantalla táctil capacitiva; es decir, pantallas que sólo son sensibles a estímulos eléctricos y no a presión inerte, lo cual mete en la fiesta a iPhone, iPad, iPod Touch, Samsung Galaxy Tab y Motorola Xoom, entre otros. Su costo se estima en 25 dólares, pero aún no se fija fecha para su puesta en venta.

En este caso cabe preguntarse: ¿De verdad queremos dispositivos táctiles si, a la larga, terminaremos manejándolos con objetos y no con los dedos? ¿No será más bien que lo táctil debe tener su espacio y las teclas “reales” el suyo?

Link: KikStarter