Android reconoce tu voz y contesta tus preguntas

Android reconoce tu voz y contesta tus preguntas

El marcianito sabe de todo, en serio

En una milla hay 1.609344 x 1013 angstroms… ¿Que dónde averigüé semejante cosa si más bien tuve que “googlear” para saber qué es un angstrom? Bueno, me lo dijo un Android.

Y es que el marcianito, que ya ha demostrado que en cuestiones de velocidad se las trae, resultó bueno, buenísimo, con las matemáticas, al punto que si le haces preguntas relacionadas con números te las responde enseguida. También aporta datos sobre localizaciones, mapas y frases en otros idiomas, todo un aliado para curiosos, alumnos de escuela y turistas.

Basta con seleccionar el micrófono en el menú y comenzar a preguntar. Claro que, tampoco es que nos estamos llevando a casa a El Hombre Bicentenario, el clásico robot interpretado por Robin Williams.

Se trata de un software de reconocimiento de voz desarrollado por Google, cuyas prestaciones superan por mucho a cualquier otro que hayamos visto permitiendo, incluso, tomar nota de tus e-mails y mensajes de texto, siempre que los dictes con voz clara y firme, nada de andar hablando lento y raro como en las viejas computadoras.

Eso sí, como no todo es perfecto, cuando optes por dictarle al marcianito deberás tener en cuenta un par de trucos de gramática: para poner punto le deberás dictar “período” y para usar coma, adivina, debes decirle “coma”.

El secreto sirviente virtual

Aunque pudiera parecerlo, esto no es una película de ciencia ficción en la que se descubre que un ejército de enanos tipea a toda velocidad y se graba en audio para dar respuestas a los usuarios. Tampoco es que no haya seres humanos involucrados en esto… El punto, en realidad, es que lo hicimos entre todos.

Resulta que esta aplicación, que viene a significar otro manifiesto del deseo de Google por adueñarse del mundo móvil, tiene su éxito en el poder de tomar información de la nube de Internet: todo lo que le dices a tu Android se convierte en una rapidísima expedición a los centros de datos de Google, donde los servidores de gran alcance aplican modelos estadísticos para determinar lo que estás diciendo y qué esperas escuchar.

Se trata del tercer milagro de Google en cuanto a inteligencia artificial y el almacenamiento de datos (antes fueron el traductor y el buscador de imágenes): la aplicación reconoce las palabras nombradas porque ha ido guardando por años retazos de voz de millones de usuarios que han empleado servicios de voz dispensados a través de Google y ahora los escarba y los elige.

¿Qué nos deja todo esto? Además de un extraño respeto por el marcianito sabelotodo, más aprecio por las bases de datos, pues son éstas las que se perfilan cada vez más como materia prima para el futuro de la Internet.

Link: Slate