Vamos a regarlo con agua en polvo

Si no existieran las hienas, probablemente las sobras de la cebra que acaba de cazar la manada de leones se pudriría al sol durante semanas. Si no existieran los leones, la cebra tendría una existencia longeva comiendo plantitas, y si no existiera la cebra, la plantita germinaría y cumpliría su ciclo vital imperturbada.

Ahora, si no existiera la plantita, ahí estamos mal, porque la vida vegetal es la base del planeta. Si no fuera por su capacidad de transmutar los nutrientes del suelo, el CO2 y la luz en energía, materia y oxígeno, tendríamos serios problemas.

Como para nadie es un misterio que el ser humano está exterminando miles de hectáreas de bosque diariamente, un grupo de científicos ha dado con la solución: Dejar de deforestar el Amazonas Árboles Artificiales de Plástico y Silicio!

Tal como lo leen, Lenfer Center for Sustainable Energy de la Universidad de Columbia, en conjunto con la firma de diseño Influx Studio, mostraron el modelo de lo que sería el Treepod, el primer árbol artificial. Este aparato  imita la forma del llamado Árbol Dragon o Dracaena, no tanto por una razón estética sino para maximizar la superficie de paneles solares expuesta a la luz. Su función, como adivinarán, es usar la luz solar para convertir dióxido de carbono en oxígeno, imitando el proceso de la fotosíntesis.

El Verdadero Árbol Dragón (Wikimedia Commons)

Como la mano humana no es ni de lejos tan eficiente como la naturaleza, el Treepod no es capaz de convertir la misma cantidad de CO2 en Oxígeno en el mismo espacio, lo que equivale a decir que la energía generada por sus paneles solares no es suficiente para que el invento tenga sentido. Por esto, sus creadores han decidido añadirle una segunda fuente de alimentación: energía cinética generada por humanos.

¿En qué se traduce esto? Una solución completamente Sui Generis. Los Treepod, que estarán emplazados en parques y espacios públicos, estarán equipados con hamacas y balancines, cosa que la gente al usarlos ayude a alimentar el mecanismo de conversión de gases.  Prefiero no preguntar si alguien metió en la ecuación el oxígeno adicional que alguien consume por el esfuerzo de mover las hamacas o balancines.

Invenciones como esta me llevan al a misma reflexión planteada en la columna sobre Agroecología. Si por un lado hay descubrimientos que son un aporte para la humanidad, hay otros inventos que nos juegan en contra. En la medida que el ser humano crea que puede reemplazar todo con dispositivos manufacturados, va perdiendo la motivación por cuidar los recursos naturales.

Viéndolo por otro lado (el vaso medio lleno y todo eso…) el invento sí podría ser la primera piedra para terraformar otros planetas. Encontramos uno sin oxígeno y mandamos muchos robots con Treepods, claro que en ese caso dudo que valga la pena ponerles balancines.

Link: Faux trees convert CO2 to O2 (PhysOrg)