Nace una fundación para apoyar la creación de "ciborgs"

Nace una fundación para apoyar la creación de "ciborgs"

Funcionará en Mataró y estudiará la evolución de la unión del cuerpo humano con la cibernética.


No se trata de que haya bebido de más en el almuerzo, el título resume tal cual lo que hará una nueva fundación creada en España: Apoyar a los humanos para que se transformen en "ciborgs". Sí, como lo leiste: Un "ciborg", es decir, lo que la Real Academia de la Lengua Española define como un "ser formado por materia viva y dispositivos electrónicos"… Sí, tipo "Robocop" o "Terminator".

Es la Fundación Cyborg, que estará dedicada exclusivamente a convertir a los humanos en ciborgs, extendiendo sus sentidos mediante la ciencia cibernética. Allí neurólogos y psicólogos trabajarán junto a especialistas en electrónica e ingeniería para estudiar la evolución de la unión del cuerpo con la cibernética.

La idea de crear una fundación que se encargara de convertir a los humanos en ciborgs nació de la experiencia personal de su fundador, el inglés Neil Harbisson de 28 años, quién nació con una condición visual llamada acromatopsia, que solo le permite visualizar los colores en blanco y negro.

Pero, lejos de resignarse a vivir en un mundo sin colores, Harbisson buscó la ayuda de un ingeniero electrónico e inventó el "eyeborg", un dispositivo a modo de antena receptora que lleva en su frente para percibir las frecuencias que emiten los colores y las transforma en impulsos audibles que recibe por vía ósea en el cráneo, según él mismo explica.

De esta forma, Harbisson percibe los colores a través de notas musicales, y así puede realizar obras de arte, a través de un un sistema artístico denominado "sonocromatismo", y que consiste en percibir el color a través del oído gracias a la unión de un software cibernético con el cerebro. Ya que vive en carne propia esto de ser un ciborg, Harbisson explicó al diario español La Vanguardia que rehúye de los estereotipos que lo comparan con episodios de ciencia ficción o con la creación de nuevos superpoderes:

Hay muchas personas que ya son ciborgs por razones médicas (…) Se trata de crear tecnología no como herramienta, sino como una aplicación del cuerpo, como una prótesis”.

Ante la controversia que pueda surgir, Harbisson asegura que la fundación defenderá los derechos de los ciborgs, siendo consciente de que será la propia sociedad la que les planteará problemas de índole éticos y morales, por lo que ya dispone de un gabinete jurídico para que los asesore.

Tecnología en evolución

La Fundación Cyborg es un proyecto real que ha ganado el premio Cre@atic 2010 que promueve el Ayuntamiento de Mataró (España) desde el parque tecnológico Tecnocampus para reconocer las mejores iniciativas empresariales en el mundo de la innovación y las nuevas tecnologías. Ahora saldrá del Tecnocampus para llevar su sede a una masía en Mataró, donde instalará además otro de sus proyectos: La biblioteca sobre ciborgs.

El director de la Fundación asegura a La Vanguardia que está recopilando información sobre casos escogidos de un número de peticiones que les llegan. Adelanta que actualmente están experimentando con una aplicación para un estudiante de periodismo al que le falta medio dedo meñique, espacio de la mano que bien podrían optimizar incorporando una cámara permanente de vídeo o de fotografía, por ejemplo.

Y es que tal es el avance que ha mostrado Harbisson en su propio cuerpo que ya ha superado la quinta generación del eyeborg, el dispositivo que le traduce en vibraciones lo que capta una microcámara. Ahora, Matias Lizana, un ingeniero de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), le ha creado un microchip que Harbisson quiere implantarse en el cráneo, bajo la piel, claro está cuando encuentre el cirujano que quiera realizar tal procedimiento…

Destaca Harbisson que la Fundación Cyborg no tiene ánimo de lucro, y que todos los beneficios que se obtengan se reinvertirán en ella. Sin duda un gran paso adelante en la solución de dificultades físicas a través de herramientas que nos brinda la tecnología.

En definitiva, que más allá de la impresión inicial que nos puede causar el título del post, esta noticia es motivo de satisfacción porque vemos cómo hay gente trabajando en mejorar la calidad de vida de las personas a través de este tipo de prótesis, y sobretodo, en ayudar al resto de la sociedad a acostumbrarse a la idea, pues un día, quizás no muy lejano, este tipo de trabajos dejarán de ser noticia y serán parte de nuestra cotidianidad. ¿No lo crees?

Link: Nace una fundación dedicada a convertir humanos en ciborgs (La Vanguardia)