[metroimage ids=”38-203020,38-203023,38-203026,38-203029,38-203033,38-203038,38-203040,38-203043,38-203045,38-203049,38-203052,38-203054,38-203057,38-203060,38-203063,38-203065,38-203067,38-203070,38-203074,38-203076,38-203078,38-203081,38-203083,38-203085″ imagesize=”large”]

Lifeware: Tres jóvenes que ayudan a discapacitados a usar un PC con la mente

Estudiantes universitarios desarrollaron un sistema para usar el computador sin manos.

Usar un computador para muchos de ustedes, lectores de FayerWayer, debe ser algo muy natural. Para mi lo es – casi no pienso en cómo mover los dedos cuando escribo sobre el teclado, ni razono mucho cuando hay que mover el mouse.

Pero, ¿qué pasaría si no pudieses mover las manos?

Tres jóvenes estudiantes de la Universidad Técnica Federico Santa María en Chile decidieron buscar una solución a este desafío y crearon un software que permite usar un computador con la mente, creando el proyecto que bautizaron como “Lifeware Integra“.

¿Software para controlar con la mente? No es que uno mande sus ondas cerebrales directamente al PC: los estudiantes usaron un aparato desarrollado por neurólogos en Estados Unidos que originalmente fue ideado para aplicarlo en videojuegos, llamado EPOC. El accesorio es un cintillo que incluye una serie de sensores, que efectivamente leen las ondas cerebrales.

Lo que desarrollaron Jorge Alviarez, Diego Cid y Mario Ogalde es un software que permite usar este dispositivo como controlador de un computador. Básicamente, lo que hace el software es interpretar los movimientos de la cabeza como movimiento del mouse, y que tus pestañeos se conviertan en clicks. La idea es conseguir que personas que normalmente no tienen acceso a un computador puedan aprovecharlo usando este sistema.

El software está desarrollado sólo para Windows por el momento, y Lifeware pretende venderlo: para quienes estén interesados, un pack que incluye al dispositivo, el programa y un año de soporte vía web costará CLP$3 millones.

Integración

“No se trata sólo de permitirle a alguien escribir en Word. El que la persona pueda leer, estudiar, tener Facebook, Twittear, eso tiene mucho más valor. Es integración”, dice Jorge Alviarez.

El proyecto, que empezó a funcionar de forma concreta en noviembre pasado, ha estado en pruebas en la Teletón de Viña del Mar, con Jenifer Astorga como una de sus “betatesters”. Jenifer no puede mover las manos, lo que la ha mantenido lejos de la computación y de todo lo que tiene que ver con conectarse a través de internet.

Ahora que puede usar un PC, Jenifer consiguió un trabajo en un callcenter. Se trata de un logro no menor: del total de discapacitados, sólo 13% terminó su educación media, y de ellos un 90% está cesante.

“Se pueden hacer modificaciones específicas en cada caso para adaptar el programa a las necesidades de cada uno. Como nosotros desarrollamos el software, eso nos permite adaptarnos fácilmente a distintas personas”, dice Jorge. La idea es agregar ese servicio de adaptación en el “pack” de venta.

Usando  la cabeza

Tuve la oportunidad de probar el dispositivo y aunque es bastante raro plantearse la idea de manejar un computador sin las manos, funciona. Primero hay que ponerse el cintillo y ajustarlo para que los sensores tengan buena recepción (lo que puede tomar algo de tiempo si tienes mucho pelo en la cabeza). Luego hay que pasar por un breve “entrenamiento”, donde se ajusta la sensibilidad del sistema.

El cintillo tiene una batería integrada, un switch para encenderlo, y se conecta de forma inalámbrica al computador a través de un dongle USB. También tiene una entrada miniUSB donde se conecta el cable para cargar el sistema.

Además se puede configurar para adaptarse a diferentes personas: por ejemplo, se pueden relacionar acciones en el PC con gestos específicos, como guiñar un ojo o mover la boca hacia un lado. No es que el cintillo capte el movimiento muscular, sino que reconoce la orden que tu cabeza le da a tus ojos para que se cierren, o a tu boca para que se mueva. Es una idea un poco extraña a la que hay que acostumbrarse.

Luego del entrenamiento, puedes empezar a manejar el PC. El software de Lifeware guarda tu “configuración” para que cuando vuelvas a usar el sistema no tengas que calibrar todo otra vez. También agrega un menú especial con botones más grandes en tu pantalla de escritorio para acceder a las funciones más rápido.

Escribir depende de un teclado virtual que se despliega en la pantalla, donde tienes que ir haciendo click (pestañeando) sobre cada letra que necesites escribir. Puede sonar un poco lento, pero con un poco de training anda mejor (Jorge al menos lo hacía mucho mejor que yo, que sólo lo probé algunos minutos). También está la opción de usar la voz para distintos comandos, de modo que funcionen como “accesos directos”.

Hasta ahora, los sistemas similares que habíamos visto aquí parecen algo más complicados que lo que desarrollaron estos chicos. Si bien el cintillo es un invento estadounidense y que el mismo tiene un SDK que permite que quien sepa pueda desarrollar software para el equipo, eso no le quita el mérito a que estos estudiantes hayan decidido hacerlo y ponerlo a disposición en Chile, donde los discapacitados que tienen dificultades físicas para usar un PC tienen muy pocas alternativas (normalmente, que alguien use el PC por ellos mientras ellos dictan… lo que no da nada de autonomía ni privacidad).

Link: Lifeware