La Unión Europea plantea el fin de los vehículos de gasolina en el 2050

La Unión Europea plantea el fin de los vehículos de gasolina en el 2050

Proponen el uso de ferrocarriles para reducir en un 60% las emisiones de CO2 y recortar la dependencia del petróleo

Tren de alta velocidad español (cc Mikel Ortega)

Minimizar las emisiones de CO2 y sobretodo, recortar la dependencia de petróleo, son los objetivos de la Unión Europea con el plan que han presentado hoy, y cuya intención es acabar con el uso de los vehículos de gasolina y diésel en las ciudades europeas, en el año 2050.

Se trata de un plan muy ambicioso, que incluso pretende que ya para el año 2030 se haya reducido en un 50% la cantidad de vehículos que utilizan combustibles derivados del petróleo, según expresan en el “Libro Blanco” presentado en Bruselas con las estrategias en materia de transporte por los próximos años.

¿Y cómo se moverán los ciudadanos? Pues la clave, según la Comisión Europea, está en fomentar el uso de vehículos eléctricos, vehículos con motor de hidrógeno, vehículos híbridos, así como reimpulsar el transporte público y el transporte en bicicleta y a pie.

Al respecto, el comisario europeo de Transporte, Siim Kallas, manifestó:

Podemos acabar con la dependencia del petróleo que tiene el transporte sin sacrificar su eficiencia y sin comprometer la movilidad”.

El informe es tan claro como ambicioso: se pretende reducir en un 60% las emisiones de CO2 y recortar también la dependencia del petróleo: Recordemos que actualmente el 73% del consumo de crudo de la UE se debe al transporte.

El tren, la clave

Para alcanzar la meta propuesta por la Comisión Europea, el camino es largo y arduo: En la actualidad, tres de cada cuatro traslados en áreas urbanas de la Unión Europea se realizan en automóvil.

Es por esto que para mantener la movilidad de la población, sin aumentar las emisiones contaminantes ni el consumo de derivados del petróleo, el informe de la Comisión propone incentivar que la mitad de los viajes de media distancia (esos que se realizan ahora a través de carretera) pasen a hacerse en 2050 en ferrocarril.

Por ello, otra de las ideas de la Comisión para impulsar este plan es triplicar el volumen de la red europea de ferrocarril de alta velocidad para que esté disponible en 2030.

Además, el informen insta a las autoridades municipales, a incrementar sus sistemas de transporte más ecológicos, así como que extiendan las infraestructuras necesarias para impulsar el uso de los vehículos eléctricos, como por ejemplo, aumentar los puntos de recarga de las baterías, una medida en la que España ha estado trabajando en los últimos meses con proyectos como la “Electrolinera” que les contamos hace unos días.

Reacciones

Las reacciones a los planes de la Unión Europea en materia de transporte anunciadas en el Libro Blanco presentado hoy en Bruselas, no se hicieron esperar: Desde la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) señalaron que en su opinión, esta propuesta “envía la señal equivocada”.

En la ACEA explican que a su juicio no se soluciona nada con pedir una reducción en el uso de vehículos de motor sin ofrecer soluciones flexibles como ofrece el transporte por carretera, cuyo papel considera “capital”.

Por su parte, desde Greenpeace manifestaron que pese a esta mención al recorte de emisiones, la Comisión no propone ninguna estrategia coherente para alcanzar este objetivo y pospone las actuaciones necesarias en décadas.

Sin embargo, el propio Kallas resaltó que, en su opinión, el plan se compone de “objetivos realistas y muy ambiciosos”, si se tiene en cuenta que está previsto que el transporte siga creciendo, y aseguró que se desarrollarán medidas más concretas en los próximos años.

Y es que Bruselas se marca también como objetivo para las próximas cuatro décadas reducir un 40% las emisiones del transporte marítimo y lograr que un 40% del combustible que se utilice en la aviación sea bajo en de dióxido de carbono.

Sin duda, el plan es en sí mismo un compromiso importante con el medioambiente, y sobretodo, un paso ambicioso para reducir la dependencia petrolera, que al final creo que es lo que más les importa a los políticos… ¿No te parece?

Links:
Bruselas quiere eliminar de las ciudades los vehículos de gasolina o diésel en 2050 (RTVE)
Los coches convencionales, fuera de la ciudad en 2050 (El Mundo)