Japón: Barras radioactivas se estarían derritiendo en uno de los reactores de Fukushima

Japón: Barras radioactivas se estarían derritiendo en uno de los reactores de Fukushima

El país ha aumentado la alerta y solicitado ayuda internacional para controlar la situación.

El reactor número 3 de Fukushima sufrió una explosión esta mañana

La situación de las plantas nucleares afectadas por el terremoto del viernes en Japón está volviéndose cada vez más complicada: la posibilidad de que las barras de combustible nuclear se estén derritiendo en el reactor número 2 de la planta de Fukushima aumentan el riesgo de que se libere material radiactivo al medioambiente.

El gobierno japonés, que elevó la alerta a nivel 5 (“accidente con amplias consecuencias”) pidió hoy formalmente a la Agencia Internacional de Energía Atómica que le ayude a controlar el problema. Hasta ayer, 185.000 personas habían sido evacuadas de las zonas cercanas, mientras los equipos de rescate trabajan a toda máquina buscando sobrevivientes para sacarlos del área.

Esta mañana, las operaciones para bombear agua de mar para enfriar los reactores con problemas fallaron temporalmente.

El problema

Aunque los reactores se apagaron inmediatamente después del terremoto, las reacciones que estaban en funcionamiento en ese instante no pueden detenerse de un momento a otro. Así, las bombas de agua debían seguir enfriando esas reacciones hasta que terminaran. Este sistema falló en Fukushima, lo que significa que los reactores se sobrecalentaron, convirtiendo el agua a su alrededor en vapor.

La acumulación de vapor dentro del reactor aumentó la presión, haciendo que resultara después imposible verter agua fría encima. Los ingenieros debieron liberar entonces el vapor, dejando salir algo de material radiactivo al medioambiente (se trata de material que no es realmente peligroso ya que se degrada rápidamente). Las explosiones que hemos visto en los últimos días (aunque accidentales) también han servido para liberar la presión dentro de los reactores.

En la planta de Fukushima, el nivel de agua dentro de tres contenedores alcanzó a bajar lo suficiente durante hoy como para dejar barras de combustible de uranio expuestas casi por completo por varios minutos.

La situación es más crítica en el reactor número 2, donde se cree que las barras han comenzado a derretirse. Es posible que, si no se logra inyectar agua a tiempo, las barras derritan el fondo del contenedor y dejen que el material radiactivo escape hacia abajo, en lo que se llama un “nuclear meltdown“, que causaría una ola de problemas.

Las barras son tubos de circonio que contienen dióxido de uranio. Si no se enfrían lo suficiente, los tubos pueden hincharse y partirse. En ese momento, escapan gases radiactivos (Cesio 137 y Yodo 131), que ya fueron detectados en el reactor número 2.

La fuga del material no sería gran problema si es que el contenedor de acero y el búnker de cemento que tiene al rededor no se rompen. Ahora, suena como algo muy resistente, pero si sigue aumentando la temperatura y no se libera la presión a causa del vapor, es posible que llegue a este escenario extremo.

Los operadores tienen una alternativa más, si no logran enfriar los reactores, que consiste en liberar la mezcla de vapor y líquido radiactivo, que en teoría no genera gran contaminación, pero sí emite rayos Gamma, dañinos para la vida y la razón por la que se está evacuando toda la zona.

Cabe considerar que ése sería el peor escenario, que no incluye una explosión nuclear como si se tratara de una bomba, según explicó el científico nuclear Richard Wakeford, de la Universidad de Manchester, a New Scientist. Esto se debe a que no hay suficiente cantidad de uranio radiactivo en el reactor para causarla. El miedo ahora es que se escape el material radiactivo, una de las peores consecuencias de los accidentes nucleares, que persisten por muchos años como se ha visto después de desastres como el de Chernobyl y los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki.

Actualización:

Una nueva explosión de hidrógeno en el reactor número 2 de la planta de Fukushima ha agravado la situación. A esto se sumó un incendio (que ya fue extinguido) en el reactor número 4. Esto ha aumentado la filtración de material radioactivo a la atmósfera a niveles considerados no seguros, aunque no se han informado las cantidades específicas. El gobierno expandió la evacuación a 30 kilómetros a la redonda. Se teme también que el viento traslade el material radiactivo hacia otras ciudades.

El gobierno japonés teme que la explosión en el reactor número 2 haya dañado la “cámara de supresión” que está conectada al contenedor del reactor, y que está diseñada para enfriar el vapor y aliviar la presión dentro del reactor. La posibilidad de que ocurra un “meltdown” tampoco se puede descartar, según dijeron expertos a la agencia de noticias japonesa Kyodo.

Links:
Cómo funciona un reactor nuclear y qué pasa en Fukushima (VeoVerde)
Emergency cooling effort failing at japanese reactor, deepening crisis (NYTimes)
Update on Japan Earthquake (IAEA)
Fukushima update: cracked fuel rods threaten meltdown (New Scientist)