iPad 2 a primera vista: Liviano, delgado y muy rápido

iPad 2 a primera vista: Liviano, delgado y muy rápido

Acá, nuestras primeras impresiones del nuevo iPad.

No es novedad que la locura por conseguir un iPad 2 se iba a venir encima de Estados Unidos durante el día. Y estando en Austin — el estado con más geeks por metro cuadrado en estos días — la opción de conseguir una unidad se hacía compleja. Pero como nos gustan los desafíos, partimos e hicimos filas en distintos lugares para ponerle las garras encima a la reencarnación del tablet de Apple.

Finalmente, tarde en la noche, conseguí uno en una tienda que abrieron especialmente para cubrir la sobredemanda durante South By Southwest… Tras apenas 35 minutos de fila, y lidiar con un vendedor quizás demasiado amistoso, acá están las primeras impresiones A Primera Vista™.

El iPad 2 es una mejora necesaria del original en términos de rendimiento y diseño. Destaca a primera vista su diseño notoriamente más delgado. Dentro de la caja encontramos el cargador, el cable de sincronización y pocos papeles. Muy minimalista, al estilo de la marca.

Con apenas 601 gramos de peso y su nuevo grosor, se hace mucho más fácil de maniobrar. Su construcción es mucho más compacta y sólida que el de primera generación, la terminación del la parte metálica trasera es idéntica y los bordes redondeados ayudan a la percepción de delgadez. El equipo está muy bien pensado en su forma, y eso se agradece.

Otro ítem que destaca es la posición del parlante. Este equipo lo lleva en la parte trasera, escondido tras una serie de perforaciones pequeñas. Está integrado en el bloque y no interfiere en la forma en que tomas el aparato.

Lo primero que se puede notar al encenderla es su velocidad: El chip A5 se siente, y estoy seguro que iOS 4.3 pone de su parte para que el equipo sea rápido. Comparado con el primero, iPad 2 vuela: Todo es más ágil, las transiciones son mucho mejores, tomar fotos es más rápido, tocar la pantalla gatilla reacciones de software todavía más rápidas que en la anterior versión, lo que se nota en múltiples pequeños detalles mientras comienzas a utilizarla.

Al mismo tiempo, decepciona darse cuenta que en la construcción de este nuevo aparato se utilizó — básicamente — la misma pantalla que el modelo anterior. A pesar de eso, sigue siendo bastante buena para el estándar del segmento.

Otra decepción son las cámaras. Mucha gente pensaba que un tablet sin cámaras no tenía futuro. Hoy, con el iPad 2, da la impresión que la solución implementada no es la óptima. La cámara frontal y la posterior toman fotos y vídeos llenos de grano y con problemas de definición de color. Incluso la cámara del primer iPhone tenía mejor resolución. Sí, no se trata todo de megapixeles, pero el sensor simplemente no le hace justicia al <em>hype</em> tras este anuncio.

La grabación de video en ambos casos semeja al de una cámara de celular de calidad mediocre. Incluso bajo condiciones óptimas de luz — en exterior, soleado — no logra hacer un buen enfoque y pierde detalle en los bordes de los objetos.

Y sí, muchos podrán decir “oh, pero esto de la cámara no es realmente importante” y “aquel que quiera buenas fotos, que compre una DSLR”, pero desde que esta característica está en la lista de hardware, lo es. Es obvio pensar que la versión que siga de esta mejorará en este punto, pero todas las críticas al respecto son ahora y no luego.

El software incluido en el iPad incluye Photo Booth, señal inequívoca de una necesidad de parte de la empresa de entregar software que propicie un papel más lúdico al operar con la cámara, lo que ayudará a la gente a dejar de lado el hecho de que están tomando fotos con una cámara de juguete.

Capítulo aparte merece la funda. El Smart Cover se roba a ratos el papel protagónico dentro del conjunto del iPad. Con modelos en poliuretano y cuero, su flexibilidad y lo poco bultosa que es en comparación con la funda oficial de su antecesor le da un toque de diseño realmente llamativo. Los colores permiten una personalización algo más delicada, y su nueva funcionalidad que permite activar el iPad al destaparlo la hace una buena compra.

Al abrirla y posicionarla sobre la parte trasera del equipo, cuesta mucho lograr que se adose magnéticamente. Cuando lo hace, queda en una posición algo inestable como para tomar el equipo. no creo que sea la mejor postura, de todas maneras. Ah, y como el parlante está en la zona curva del borde, la Smart Cover no lo tapa y permite una correcta proyección del sonido sin hipotecar volumen.

Particularmente, compré una funda de cuero rojo. Al tacto se ve y se siente infinitamente mejor que las de plástico, pero se marca con mínimas rayas con el uso. Tocará ver cómo se comporta en el tiempo.

Lo malo, no ofrece nada de protección en la parte trasera del equipo. Quizás una lámina ayude si eres de los que detestaría ver una raya en tu nuevo equipo.

El cliché del día sería decir que el iPad 2 parece ser todo lo que debía haber sido el iPad original. Sin embargo, todavía queda al debe en algunos aspectos que necesariamente tienen que mejorar. Sí, con esta actualización le basta para mantener el liderato en el mercado, pero no será suficiente para sostenerse de acá a 6 o 7 meses.

Los equipos basados en Android tienen la ventaja de poder crecer en su misma plataforma, y al usar este nuevo iPad da la impresión de que tenemos en las manos un equipo que no tiene hacia donde expandirse. Habrá que ver si esto es así o si en Cupertino tienen un as bajo la manga.

¿Qué te gustaría que revisáramos? Déjanos tu comentario y trataremos de contestar tus dudas en nuestro mega review completo.