Gran Turismo 5 [NB Labs]

Gran Turismo 5 [NB Labs]

por

Más vale tarde que nunca

Después de seis años de espera y posiblemente más de cien millones de dólares invertidos, el magnum opus de Yamauchi, Gran Turismo 5, llegó con mucha expectativa y controversia detrás.

Tanto la prensa como los usuarios critican la homogeneidad que existe entre los modelos normales y los Premium haciendo valer casi nada el esfuerzo que cuesta conseguir estas preseas, los árboles y demás elementos del escenario que carecen de profundidad, la falta de una verdadera personalización en los aspectos de los vehículos como en recientes títulos de Forza Motorsports 3 y el detalle de daño demasiado superficial a los autos en comparación al trabajo que se logró en Need For Speed: Hot Pursuit.

Estas quejas son bastante validas si se toma en cuenta que la base de fanáticos de esta franquicia son muy exigentes, pero también es necesario entender que Gran Turismo nunca se especializó en este tipo de cosas y más bien está empeñado en ser un excelente simulador de conducción; y en base a lo jugado, sí se puede afirmar que este objetivo se cumple perfectamente.

Gran Turismo 5 se enfoca en una experiencia de manejo emocionante y realista donde los verdaderos amantes de la adrenalina sabrán apreciar las sutiles diferencias que existen manejando los más de mil autos disponibles. Este juego no es un arcade, ni un taller de mejoras a lo West Coast, por lo que quienes lleguen a este título buscando algo parecido muy probablemente terminen decepcionados, pero el aspirante a corredor de carreras y el coleccionista de automóviles se sentirán como en casa con todas las opciones que provee.

El modo de juego, como podría esperarse, es muy similar al de iteraciones pasadas: empezamos con 20,000 créditos, lo suficiente para adquirir un auto principiante de nuestra elección y con él, dar inicio a la odisea por conseguir dinero y experiencia mediante las carreras de novato para cambiar de vehículo a una mejor marca o mejorar el que tenemos si es que ya le encontramos el chiste.

Así es como poco a poco se va adquiriendo el conocimiento suficiente para estar dando mantenimiento o tunear las características principales del coche y tener un mejor desempeño en las pistas. Eventualmente aparecerán oportunidades para obtener versiones Premium de los vehículos y podremos obtenerlos provisto que contemos con los requerimientos necesarios, eso sí, una vez que le echemos el ojo a alguno en específico, habrá que conseguirlo rápidamente, pues estos constantemente están en rotación para que difícilmente encuentres ofertas similares.

Hay 45 eventos disponibles, separados en dificultades (principiante, amateur, profesional, experto y extremo), cada uno con aproximadamente seis carreras, múltiples competencias desbloqueables como son carreteras, rallys de campo, de nieve, carreras nocturnas, pistas con tormenta. El título cuenta con 70 locaciones que varían desde lugares reales y ficticios, 1,031 carros y pruebas de Resistencia que duran horas, incluyendo dos de ellas que son de veinticuatro horas en tiempo real.

Como podrán notar, hay demasiadas cosas que hacer en Gran Turismo 5 y para ver todo lo que ofrece hay que jugar mucho para alcanzar el nivel necesario y calificar para las competencias. El control es simplemente sublime y perfectamente puede ser el epítome de la conducción al que se llegará, por lo menos, en esta generación y por lo tanto el nivel de dificultad al que el jugador se terminará enfrentando no es muy amigable que digamos.

El reto que ofrece requiere de un pleno conocimiento de la conducción, pero para eso están las pruebas de licencia que esta vez no son obligatorias, pero si ayudan mucho a entender como entrar bien a las curvas, encontrar la distribución correcta del coche para dar vueltas perfectas, etc. Basta conseguir el trofeo de cobre en cada una para superarlas, pero los más clavados seguramente intentarán conseguir un mejor tiempo y obtener el de plata, y para el de oro se requerirán reflejos de corredor profesional; por supuesto que esto podría sonar frustrante, pero la satisfacción que viene al completar los objetivos hace que toda práctica valga la pena.

Los aspectos Spec-A y Spec-B siguen presentes en esta secuela. Por un lado la primera opción se especializa en llevar al jugador a través de la profesión de un automovilista, y obliga a comprar, modificar y probar vehículos para competir con los profesionales, mientras que la otra modalidad es un poco más casual y se enfoca en las competencias, pruebas de tiempo y de rendimiento siendo una mejor acción para los que quieren entrar de lleno en la acción sin tener que preocuparse por tecnicidades.

El clima juega un papel muy importante y será forzoso escoger un set de neumáticos adecuado que permita moverse bien en nieve, lluvia o asfalto, ya que la inteligencia artificial es muy buena y no tendrán piedad a la hora de rebasarnos con un equipo superior si no hubo una previa planeación de nuestra parte. Ellos al parecer conocen las rutas perfectamente y no titubearán en hacer contacto con nosotros si estamos estorbando; lamentablemente esto no siempre aplica y en ocasiones podemos ver como siguen líneas rectas y se estrellan sin remedio, algo que debiera ser mejorado en las actualizaciones, pues si demerita un poco la experiencia de juego.

Las gráficas, como se mencionó más arriba, son un poco inconsistentes; mientras los carros tienen un nivel de detalle increíble, los escenarios presentan algunos aspectos que carecen de vida y junto a menús de interfaz simplones provocan que la presentación no siga una línea consistente; es aquí donde cuestiono la capacidad que tuvo el equipo para sacar lo máximo del procesador célula y la plataforma Blu-Ray, ya que definitivamente no se explota al máximo. Sin embargo, la calidad del sonido es muy fiel a como suena cada carro en la vida real y la selección musical nos pone en disposición de correr como si no hubiera un mañana.

Gran Turismo 5 es un gusto adquirido. A quienes les llama la atención lo anteriormente descrito, se llevarán la grata sorpresa de que resumir todo lo que ofrece el juego en palabras es imposible, y que la única forma de saber todas sus ventajas es vivirlo; por el contrario, quienes tengan gustos encaminados a un estilo de conducción más relajado y sin consecuencias, lo recomendable sería buscar en otro lado, ya que la obra de Yamauchi se trata acerca de la competición, el amor al volante y una curiosidad insaciable por probar todos los tipos de automóviles que existen.

Lo imperdible:

  • Experiencia de manejo realista
  • Diseño de automóviles muy detallado
  • Miles de retos disponibles
  • Buen uso del audio tanto incidental como musica

Lo impresentable:

  • Inteligencia Artificial inconsistente
  • Trabajo gráfico que pudo haber sido optimizado
  • Publicar este Labs 4 meses después del lanzamiento.
Excelente
…Un reto enfocado solo a los mas clavados. “