[metroimage ids=”38-183780,38-183783,38-183786,38-183790,38-183793,38-183795,38-183797,38-183799,38-183801,38-183804,38-183807,38-183811,38-183813,38-183817,38-183819,38-183821,38-183824,38-183827,38-183831,38-183834,38-183835,38-183839,38-183841,38-183844,38-183846,38-183849,38-183852,38-183855″ imagesize=”large”]

Fujifilm Real 3D W3 [FW Labs]

Una cámara con dos lentes que toma fotos en tres dimensiones.

Fujifilm lanzó el año pasado la primera cámara compacta 3D, que apuntaba a acercar la experiencia a los consumidores finales. Uno de estos modelos llegó a nuestras manos y nos dispusimos a probar qué tal es. A diferencia de otros equipos que emulan el efecto a través de software, la Fujifilm Real 3D W3 tiene dos lentes, de modo que toma dos imágenes simultáneas para crear la imagen estereoscópica.

El equipo

La cámara es bastante más grande y pesada que la mayoría de las compactas actuales, pero de un tamaño decente considerando que tiene dos lentes y dos sensores de imagen. Además de los lentes, llama la atención la pantalla de 3,5 pulgadas que permite observar las fotos en 3D sin necesidad de anteojos.

Suena bien, pero en la práctica la pantalla no es tan fabulosa. Me recordó un poco a los hologramas-calcomanía que cambiaban cuando los mirabas de una perspectiva diferente. En este caso el efecto que se crea es de profundidad, y si bien funciona, si la miras desde el ángulo incorrecto puede darte un dolor de cabeza.

Por otro lado, quizás debido a la tecnología de paralaje necesaria para ver las 3D, las imágenes pierden nitidez y definición en la pantalla (se ven mejor en el monitor o la TV).

A diferencia de gran parte de las cámaras, ésta no tiene botón de encendido: se enciende deslizando hacia abajo el protector de los lentes. A la inversa, cubrir los lentes apaga la cámara. Los botones están ubicados en su mayoría al costado derecho de la pantalla LCD, incluyendo varias opciones de modos, mientras el zoom y el disparador están arriba, junto con un switch que permite ajustar cómo se sobrepone la imagen izquierda y la derecha, acomodando el efecto 3D. La cámara ajusta las fotos automáticamente, pero si alguno quiere ponerse a probar también viene la opción de hacerlo, lo que está bien.

Especificaciones

  • Captura imágenes 3D de hasta 10 megapixeles
  • Incluye una salida HDMI
  • Zoom óptico de 3x
  • Graba video 3D a 720p
  • 34 MB de memoria interna
  • Acepta tarjetas SD de hasta 32 GB

El menú y la interfaz gráfica de la cámara son bastante sencillos y simples de usar, aunque no es muy bonita ni moderna. De todos modos, funciona y da acceso fácil a los modos y menús.

Experiencia de uso

Una de las primeras cosas que uno hace con la cámara es probar las fotos en 3D, aunque esta cámara, por sus características, también permite tomar fotos en 2D que son bastante interesantes. Pero comenzaremos por las tres dimensiones.

Pese a lo bien que puede sonar, tomar fotos en 3D no es tan simple como apuntar la cámara y zas, conseguir una impresionante imagen que se ve como si se saliera de la pantalla. En la mayoría de los casos, las fotos resultan difíciles de mirar y hasta mareadoras. Rara vez no hubo que “re-enfocar” los ojos para ver las fotos. La pantalla, pese a que hace su trabajo, no es tan cómoda. Después de un rato se te cansan los ojos y lo único que quieres es alejarte de la cámara.

Otro problema “técnico” es que ahora tienes dos lentes, uno a cada lado, por lo que tienes que fijarte bien dónde pones los dedos. En un par de tomas tapé inconscientemente el lente de la izquierda con un dedo, por la falta de costumbre de tener un lente ahí.

De más está decir que hay que elegir cuadros en que haya profundidad para que se note el efecto cuando tomas una foto: en un close-up no hay un fondo donde comparar un segundo o tercer plano. Las mejores imágenes normalmente resultaron cuando había una considerable distancia entre un objeto y otro (alrededor de un metro), donde efectivamente se ve la diferencia y se crea un efecto de profundidad. Las fotos con objetos en movimiento tampoco resultaron muy bien.

Hay que tener varios planos para que se note el efecto 3D

Las imagenes 3D se guardan en formato .MPO, mientras que los videos quedan como .3D-AVI, formatos que son bastante estándar y se pueden leer en la mayoría de los televisores o monitores 3D, de modo que las fotos que tomas se pueden reproducir fácilmente si tienes uno de estos dispositivos.

La cámara incluye un puerto HDMI 1.4 para traspasar los datos directamente.

La W3 permite también capturar video a 720p, a 30 cuadros por segundo, ya sea en 2D o 3D. Desafortunadamente, capturar video 3D es más complicado todavía que hacer fotos 3D, así que olvídate de grabar tu propia versión de Avatar con esto. Para conseguir mejores tomas, el truco está en dejar la cámara quieta y hacer que sean los demás los que se muevan, algo difícil de lograr con una cámara compacta donde uno normalmente graba escenas cotidianas.

Fotos 2D

Como la cámara tiene dos lentes y dos sensores de imagen, se pueden hacer algunas cosas interesantes al tomar fotos en 2D. Por ejemplo, hay un modo que permite hacer zoom con un lente y tomar una foto con ese lente, mientras el otro se mantiene sin zoom y dispara al mismo tiempo, permitiendo tomar dos fotos a diferentes distancias desde el mismo lugar.

Otra opción permite usar dos filtros de color (un lente con exposición automática, mientras el otro usa “colores vibrantes”), como también doble ISO (cada lente captura una foto a una equivalencia ISO diferente).

Aunque es entretenido y las fotos en 2D de esta cámara son buenas, también se podrían conseguir fotos igual de buenas con una cámara de bolsillo bastante más barata – pero bueno, aquí pagamos extra por la gracia de tener 3D y usar 2 lentes.

Como tiene 2 lentes, dos sensores y una pantalla LCD de 3,5 pulgadas que reproduce 3D, la vida de la batería es bastante escasa en este modelo. La cámara promete 150 tomas en 3D por carga.

Conclusiones

La W3 es una cámara bien construida, compacta, y cuya gran ventaja es el 3D. Sin embargo, obtener buenas imágenes en este formato no es fácil, y disfrutar las fotos requiere que tengas un televisor 3D – mirar las fotos en la pantalla incluida marea y no ayuda precisamente a “disfrutar” las fotos.

Incluye opciones interesantes para 2 dimensiones y graba video en HD, sin embargo, para tomar fotos en 2D hay mejores cámaras a un menor precio. Al final, este equipo es para quienes están locos por el 3D y lo quieren ahora. Sin duda, la Finepix 3D W3 es la cámara más versátil en el mercado que tiene este objetivo por el momento. Está a un precio de alrededor de US$400 en Estados Unidos, mientras que a muchos mercados todavía no llega.

Imperdibles

  • Captura buenas imágenes en 3D
  • Tiene una pantalla que no requiere anteojos para ver el efecto tridimensional
  • Viene con modos especiales para tomar fotos en 2D
  • Toma fotos razonablemente buenas en 2D

Impresentables

  • Tomar buenas fotos 3D requiere algo de práctica
  • La pantalla 3D marea después de un rato
  • Poca duración de batería
  • Es más bien cara