El reloj insectívoro se nutre de moscas para funcionar... luego irá por ti

El reloj insectívoro se nutre de moscas para funcionar... luego irá por ti

Con ocho moscas alcanza para 12 días de energía.

Un poco asqueroso, lo sé. Me tendrán que disculpar los queridos lectores de estómago sensible a los que les pueda haber quitado el hambre para ese tan esperado almuerzo que tendrían, pero la tecnología manda. Un reloj insectívoro no puede esperar.

¿Imaginas todo el estilo que podría tener el living de tu casa adornado con un reloj con una notoria banda giratoria cubierta de deliciosa miel y aderezada con varias moscas muertas y listas para ser devoradas por el propio dispositivo para seguir dándole la hora a tus impactados invitados? Harían fila para tener el honor de visitarte. Piensa además: el ambiente estaría libre de bichos voladores.

Este reloj entomófago -creado por los diseñadores James Auger y Jimmy Loizeau- se nutre con sólo ocho mosquitas para funcionar sin problemas por unos 12 días. Quizás sería menos cerdo que usara pilas, pero hay que reconocerle que es mucho mejor para el medioambiente de esta manera; sin desperdicios y sin moscas.

En palabras del co diseñador Chris Melhuish, de Bristol Robotics: “Funciona tal como un papel atrapamoscas normal. Las moscas son atraídas por la miel. Se posan sobre la banda, quedan pegadas y puedes verlas bajar muy lentamente justo hasta una hoja que remueve cualquier insecto que haya quedado atrapado con la miel. Caen a la celda de combustible microbiano de la parte inferior. Y este es el dispositivo que convierte la materia orgánica en energía eléctrica”, explica.

Delicioso. Pero vayan a comer tranquilos, por ahora sigue siendo un prototipo.

Link: Add some creepiness to your home with a meat-eating clock (Dvice)