El origen de… el Post-It

por

6776 posts

Partió con la búsqueda de un pegamento superfuerte y terminó con uno que sólo pega papel.

(cc) Ali Nassiri

El post-it, esa decoración permanente de los monitores de computadora en la oficina, ha sido una herramienta utilísima para quienes suelen olvidar cosas, cuando se necesita marcar una página en un libro o separa archivos, para ponerle nombre a los objetos y para dejar mensajes a otros, entre otras cosas. A pesar de parecer algo muy simple (un papel amarillo y pegajoso), los post-it son un desarrollo más bien reciente, y como muchos, accidental.

Sus inventores fueron Spencer Silver y Arthur Fry, quienes trabajaban para 3M en los 70’s. Silver era un químico y estaba trabajando en crear un súper pegamento que sirviera para pegar aviones. En su lugar, Silver desarrolló en 1968 un pegamento de alta calidad pero de baja “pegajosidad”.

Se trataba de un adhesivo que tenía la fuerza para pegar dos papeles, pero que era lo suficientemente débil como para poder separarlos sin romperlos. Otra característica era que este adhesivo se podía reutilizar – sin embargo, estaba lejos de servir para pegar aviones.

Silver al principio no tenía idea de qué hacer con el pegamento. ¿Para qué servía algo que pegaba tan poco? El químico mostró su invento a varios colegas y lo presentó en varios seminarios, tratando de encontrar algún interesado en el asunto, sin mucho éxito. Al principio, pensó en venderlo como “spray adhesivo” o como pegamento para carteles informativos que tienen noticias temporales, para que pudieran ser retirados fácilmente. Cinco años pasó Silver tratando de convencer a alguien de interesarse en su pegamento, hasta que se encontró con Arthur Fry.

Verán, Fry solía cantar en el coro de su iglesia, y tenía un problema: los marcadores que usaba para marcar las canciones en el libro de himnos se caían, y siempre tenía que volver a buscar las páginas. En un momento de iluminación, Fry se dio cuenta de que el pegamento reusable de Silver podría darle la solución a su problema.

Fry usó el pegamento en un pedazo de papel que sacó de la oficina de al lado, que tenía unas sobras de papel amarillo (que luego fue el color estándar), y lo probó en su cancionero, logrando lo que había estado buscando: un papel pegamento que podía ser retirado y reutilizado muchas veces antes de que se gastara.

Fry escribió la idea en un documento y se la mostró a sus jefes en 3M. Al principio los directivos no estaban muy convencidos, pero los demás empleados de la compañía estaban fascinados con las muestras gratis que Fry había repartido.

Rápidamente, 3M le dio su apoyo al proyecto y comenzaron a trabajar en crear el post-it. La creación del producto final tomó otros 5 años, para perfeccionar el diseño y crear las máquinas necesarias para la manufactura. La primera salida al mercado ocurrió en 1977 bajo el nombre de “Press ‘n Peel”, pero no tuvo buenos resultados. En 1978, 3M envió muestras a varias personas de la ciudad de Boise en Idaho, y el 95% de quienes los probaron dijeron que los comprarían. Entonces, el 6 de abril de 1980, se relanzó el producto bajo el nombre de “Post It”.

En dos años, el producto se había vuelto popular en oficinas, laboratorios, bibliotecas, hogares y escuelas. De hecho, la idea del “Post-It” se hizo tan popular que hasta tenemos versiones virtuales de ellos como widgets en los computadores y smartphones – aunque sin pegamento ni papel.

Con el éxito que consiguió el producto, Silver y Fry ganaron numerosos premios por la invención.

¿Cuánto te ha ayudado a ti un post-it?

Links:
Post-It (Wikipedia)
Januarist