El lanzamiento de la misión Glory tuvo poco y nada de glorioso

El lanzamiento de la misión Glory tuvo poco y nada de glorioso

Hoy partía al espacio el satélite Glory de la NASA, que tendría la tarea de recopilar nueva información sobre los factores que influyen en el clima, pero ni bien alcanzaron a transcurrir tres minutos desde el despegue, la telemetría apuntó que algo andaba mal.

Según los reportes, el carenado que protegía al satélite al interior de la punta del cohete no se separó de manera adecuada, generando un freno y peso adicional por aerodinámica e impidiendo que alcanzara los 700 kilómetros en la órbita. Tras quedarse sin propulsión, cayó de vuelta, aparentemente en el mar, cerca de la Antártica.

El desperfecto en el poco glorioso Glory es exactamente igual al que sufrió el Orbiting Carbon Observatory (OCO) en el 2009. Idéntico. Mismo lugar de lanzamiento, mismo cohete, misma falla, mismo resultado.

El Glory portaba dos instrumentos: el primero para medir la energía total proveniente del Sol y el otro para observar las partículas en la atmósfera que pueden atrapar dicha energía o dispersarla de vuelta al espacio.

“Son malas noticias para la comunidad climatológica. El Glory prometía entregar información importante que necesitamos con desesperación para entender mejor el balance radiativo de la Tierra”, lamentó el científico británico del OCO, Paul Palmer.

Link: Nasa Glory mission ends in failure (BBC)