Competencia saboteada [NB Opinión]

Competencia saboteada [NB Opinión]

por

El arte de hacer trampa en los videojuegos


No podemos negarlo, la función primordial de los videojuegos es entretener, pero dentro de las mecánicas de juego siempre existirá el factor de la competencia, ya sea el tratar de superar el marcador del líder en una antigua arcadia o simplemente tener el mejor ranking en el juego de peleas de moda.El llegar ahí confiere un sentimiento de éxito al ubicarnos como el mejor en nuestro rubro y por supuesto el derecho de presumir con aquellos que compartan el pasatiempo, sin embargo existen muchas maneras de llegar ahí, ya sea a través de la habilidad, practica y paciencia o de plano encontrando errores en la programación y aprovecharlos para el beneficio propio.

Esto se hace aún más vigente en la actualidad, pues al tener toda la información en las manos mediante el internet y los foros, cualquier persona es capaz de hacer trampa, pues muchas veces resulta fácil y realmente no existe una consecuencia por haberlo hecho. Mientras algunos se limitan en encontrar puntos ciegos en los mapas del modo multijugador en los First Person Shooters o suben de nivel rápidamente usando algún glitch, otros utilizan programas que modifican el código del juego para recibir ventajas injustas y hacer gala de estas en línea.

Tal es el caso de la escena competitiva en Pokémon, en donde utilizando un editor llamado Pokesav uno es capaz de atribuirle cualquier característica a los monstruos de bolsillo sin límite alguno. Esto podría sonar como algo bastante inocente para las personas que no conozcan el metajuego que esconde lo que se cree es un simple RPG por turnos dirigido al público infantil, pues cuando se termina la campaña principal llega el momento de prepararnos para las luchas vía Wi-Fi en donde los entrenadores más dedicados crían equipos con estadísticas perfectas, naturalezas y personalidades que favorecen sus puntos fuertes y hasta ítems que potencian su estrategia.

Obviamente esto lleva días enteros o hasta semanas dependiendo de qué tan perfeccionista sea la persona y realmente el reto nunca acaba, pues con la variedad de técnicas y elementos que combina el juego, uno tiene que estar cambiando constantemente para adaptarse a las nuevas amenazas. A riesgo de sonar como alguien que se toma demasiado en serio Pokémon, verdaderamente me indigna el hecho de que los editores se han vuelto lo suficientemente buenos como para crear pokémones que se acercan mucho a los capturados legalmente y que realmente no existe una forma segura de saber si nos estamos enfrentando a un enemigo legitimo o a uno que ya paso por una manita de gato digital.

Es muy satisfactorio el encontrar a dos bestias con un buen potencial, criar un infante que herede sus fortalezas y de ahí empezar a entrenarlo correctamente para llevarlo a las peleas rankeadas, es parte del juego, una muy grande y que te mantiene interesado en el producto durante mucho tiempo buscando estrategias, eliminando tus debilidades y superando a personas igual de clavadas que tu. Incluso el encontrar un pokémon shiny (el cual solo varia en su color pero es extremadamente raro de encontrar) tiene su chiste, pero realmente van perdiendo valor si en cada cambio que haces con extranjeros vez que tienen un equipo completo de shinys a pesar de que muchos de nosotros nos hemos encontrado a lo mucho uno en todo el tiempo que llevamos jugando.

El problema no radica precisamente en la competencia, pues siempre tienes la opción de jugar solo con personas que sepas que no hacen trampa, pero todo el esfuerzo de los desarrolladores por buscar un balance se ve destruido y los tramposos quitan mucho de la buena experiencia que son las peleas rankeadas pues a veces no nada más se conforman con enfrentarnos con monstruos en esteroides, sino que activan trucos para que no podamos bajarles vida, ganen automáticamente, etc.

A fin de cuentas cada quien juega como quiere y no todos tenemos el tiempo para practicar hasta perfeccionar nuestro estilo de juego, pero acaso ¿No es algo que a ustedes lectores también les moleste?, ¿Qué prefieren? ¿Una competición justa y divertida o el vano placer que da una victoria hueca?