Call of Juárez: The Cartel lleva la polémica a México Call of Juárez: The Cartel lleva la polémica a México

El gobierno de Chihuahua quiere prohibir su venta

Call of Juárez: The Cartel lleva la polémica a México

El gobierno de Chihuahua quiere prohibir su venta

Uno no tiene muy claro en este caso si la realidad supera a la ficción o es al contrario. La tercera entrega del videojuego Call of Juárez (The Cartel) lleva en esta ocasión la acción desde el viejo Oeste a nuestros días. Y con él trae de paso la polémica. Ciudad Juárez, obvia decirlo, es una población real de México. Como reales son los problemas que allí existen con el narcotráfico y la violencia que este genera.

Las autoridades del estado de Chihuahua al que pertenece la población ya han pedido al gobierno federal de México que prohíba la venta del videojuego cuando se produzca su lanzamiento, aduciendo que no quieren transmitir esa mala imagen de la ciudad. ¿Pero de que mala imagen se trata? La ficción del juego de Ubisoft muestra a un grupo de violentos agentes estadounidenses que deben enfrentarse a los carteles de la droga mexicanos.

Durante su recorrido desde Los Ángeles a Juárez deberán enfrentarse a sicarios y policías corruptos en una orgía de sangre, sexo y violencia. Hasta ahí la ficción del videojuego. La realidad de Ciudad Juárez parece sin embargo no ser muy diferente o incluso peor: es el epicentro de la lucha que llevan a cabo el gobierno y los diferentes carteles de la droga entre si y una persona muere de media cada tres horas. Por no hablar de las miles de mujeres que han sido allí asesinadas en un fenómeno único y difícil de explicar.

La pregunta es si es ético ambientar un videojuego en esta situación. Y si es procedente la queja de los gobernantes de Ciudad Juárez cuando tienen mayores problemas que la imagen de la ciudad recreada en Call of Juárez: The Cartel.

Link: Jugar a ser sicario (Público)