Avatar cambia tu forma de pensar en el futuro

Avatar cambia tu forma de pensar en el futuro

por

TU avatar, no la película

Pocos de nosotros pensamos que vamos a hacer cuando seamos viejos. Nos dedicamos a aprovechar la vida y pasarla bien hasta que de repente han pasado 5 años y te encuentras trabajando, soportando un jefe tirano y contando los días para el viernes. No te das cuenta y otros 5 años pasan y no te puedes la guata, reclamas porque no hay ascensor para subir al segundo piso e inviertes en productos para hacer crecer tu pelo o en pastillas de colores. Comes, trabajas, duermes. Piensas en el pasado y los errores que cometiste. De poder hablar con tu yo del pasado, te darías un montón de consejos y un almanaque con los resultados de los partidos importantes. ¿Pero que pasaría si la situación fuese al revés y tu yo joven te viera ahora? ¿Te imaginas el shock de verte no 5, ni 10 sino casi 50 años en el futuro? En eso están trabajando equipos multidisciplinarios en importantes universidades del mundo, con la esperanza de poder dar un remezón a las hordas de jóvenes consumistas e impulsivos que gastan lo que no tienen en gadgets de moda, TVs gigantes, ultralivianos ultralujosos, silicona en diversas partes del cuerpo y un largo etc.

La idea es motivar el ahorro en los jóvenes usando la tecnología. Por ejemplo, en la universidad de Standford se están realizando experimentos donde ocho cámaras capturan los movimientos de una persona en el espacio real y los replican en un espacio virtual con una versión “envejecida” (o actualizada, dependiendo de como se mire el asunto) al año 2057.

Ver a tu “yo” de unos cincuenta años en el futuro moviéndose por la habitación quiebra de algún modo la visión de tu persona anciana como algo extraño y lejano y usualmente influye en el sujeto a prueba para que este replanteé su posición frente al ahorro. Según cuenta Hal Ersner-Hershfield, a cargo del experimento:

La gente que ve a su yo del futuro termina siendo más paciente”

Los investigadores ya están proponiendo aplicaciones del experimento en el mundo real. Dan Goldstein de la London Business School comenta:

La fotografía en la tarjeta de identificación de un empleado podría ser envejecida y ubicada en la sección de beneficios de la página web de la compañía. De ahí estamos a unos pocos minutos y clicks de que alguien tome una decisión imborrable que le puede significar miles [de dólares]”

En el laboratorio de Realidad Virtual de CHW sometimos a uno de nuestros conejillos de indias a la técnica usada en Standford y este fue el resultado:

¿Y tu, como te imaginas para el 2057?


Link: Meet ‘Future You.’ Like What You See? (The Wall Street Journal)