Argentina: La Justicia deja sin efecto la resolución 100/10 contra Fibertel

Argentina: La Justicia deja sin efecto la resolución 100/10 contra Fibertel

Cablevisión podrá seguir prestando servicios como ISP y sumando nuevos abonados.

La Cámara en lo Civil y Comercial Federal de Argentina resolvió “dejar sin efecto”  la Resolución 100/10 publicada el 20 de agosto de 2010, donde se declaraba la caducidad de la licencia para la prestación del servicio de transmisión de datos de Fibertel S.A., al acceder a la petición (ha lugar) de un recurso de amparo de la Asociación de Defensa de la Competencia (ADC).

El argumento para fallar a favor de esta petición fue que “la medida (de la Reso 100/10) limitaba la competencia en Internet. Hubo ilegalidad manifiesta por parte del Gobierno“. (Ver fallo completo)

De esta manera, la empresa Cablevisión (propietaria de Fibertel) podrá seguir con sus operaciones comerciales y registrar nuevos abonados, algo que no había suspendido hasta el momento a pesar de que ya se había vencido el plazo estipulado por el Estado Nacional de 90 días hábiles para cesar en la comercialización del servicio de internet.

Con este fallo se comienza a desandar el camino iniciado en agosto de 2010 cuando, bajo el argumento de que la empresa Cablevisión operaba sin licencia de la CNC como proveedor de servicios de datos y que su fusión con la empresa Fibertel no significaba heredar su licencia y poder seguir comercializando servicios de ISP, se decidió declarar la caducidad de la licencia de esta empresa e instarla a dejar de operar en el transcurso de los 90 días hábiles siguientes.

La polémica comenzó de inmediato y las aristas fueron muchas. La resolución 100/10 establecía una caducidad real del servicio ya que la empresa Cablevisión estaba operando sin licencia desde que absorbiera a Fibertel en 2002. Ese mismo año la Inspección General de Justicia (IGJ, organismo encargado del registro público de comercio, asociaciones civiles y fundaciones de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires) autorizó la fusión de ambas empresas, algo que no fue tenido en cuenta por el ministro de planificación Julio de Vido al argumentar que nunca fue aprobada esa fusión por el Estado Nacional.

En 2009, la fusión de los dos principales proveedores de televisión por cable del país, Cablevisión y Multicanal fue autorizada a nivel nacional por la Secretaría de Comercio Interior, por la CNC y nuevamente por la IGJ, fusión que significó una posición dominante por parte de este conglomerado en los mercados de televisión paga y de internet ya que ambas empresas poseían varios ISP en actividad (Fibertel, Flash y Fullzero).

Caducidad de Fibertel

Cuatro años después se decide unilateralmente por parte del Estado Nacional declarar la caducidad del ISP Fibertel, con casi 1,5 millones de usuarios activos (más del 30% de los usuarios de internet del país), obligar a la empresa a dejar de prestar servicio y comenzar con una campaña de prensa informando a los usuarios que no se quedarían sin servicio porque existían cientos de opciones alternativas.

La realidad es que las opciones alternativas, de una u otra forma dependen de otro grupo con posición dominante en el mercado de los ISP: Telefónica y Telecom, ambas empresas multinacionales con dueños en común y propietarias del casi 70% restante de usuarios activos de internet en Argentina.

El fallo de ayer justifica el pedido de la ADC al señalar que el intento de evitar una posición dominante por parte de Fibertel iba a ser resuelto favoreciendo a otras empresas con la misma posición dominante, reduciendo aún más las posibilidades de los usuarios a elegir libremente su proveedor de servicios.

Está claro que son correctas tanto la decisión del gobierno de impedir que la empresa Cablevisión opere sin licencia como que esta empresa argumente que no pueden dejar sin un servicio casi elemental a 1,5 millones de usuarios de un día para el otro y encima obligarlos a migrar a otro monopolio similar (o peor). Pero lo que también está claro es que el Estado Nacional debió haber intervenido en el momento en que se fusionaron estas compañías en 2002 para evitar esta comercialización ilegal y así evitar que otro conglomerado de empresas con posición dominante en el mercado argumente que es imprescindible su subsistencia para la prestación de un servicio.

El problema parece haber vuelto a foja cero, o bien parece comenzar a extinguirse por falta de argumentos viables. Lo cierto es que durante este tiempo, los usuarios estuvieron cautivos de una decisión unilateral y quedaron expuestas las grietas del sistema de proveedores de internet que existen en Argentina, donde sólo es posible elegir un ISP en menos del 20% del territorio nacional sino que también esas pocas empresas para elegir de una manera u otra terminan siendo la misma a causa de la falta de regulación desde hace más de 12 años del “último cuarto de milla” del tendido de cable urbano.

Link: La Justicia resolvió dejar sin efecto la resolución contra Fibertel (Clarin)