Stacking [NB Labs]

Stacking [NB Labs]

игра русских кукол

Hubo un momento durante el desarrollo de Brütal Legend en que las cosas parecían no tener un norte claro. Fue en ese momento en que Tim Schafer tuvo la idea de dividir al grupo de desarrollo, y que cada grupo creara un prototipo de un nuevo juego “más pequeño”. Desde ahí nace Stacking, la nueva apuesta de Double Fine para las plataformas descargables de Xbox Live y Playstation Network.

En Stacking se cuenta la historia de Charlie Blackmore y su familia; el padre desaparecido, y los hermanos obligados a realizar trabajos forzados son el punto de partida de la aventura. Charlie es el menor de los Blackmore, y como niño pequeño muchas veces es ignorado por los mayores; pero lo bueno viene en frasco chico, y Charlie tiene el enorme poder de someter a su voluntad a cualquiera, y de esa forma hacerse cargo de la situación.

Stacking es básicamente un juego de aventuras y puzzle, y donde los personajes no son otra cosa que Matrioska, los conocidos muñequitos rusos. Existentes en varios tamaños, Charlie es la versión más pequeña, pero puede tomar el control de cualquiera del tamaño inmediatamente más grande (“anidar” es la palabra que se usa dentro del juego), y así sucesivamente hacia arriba. Cada muñeco tiene diferentes habilidades, y dichas habilidades son necesarias para ir resolviendo las situaciones que se van presentando a lo largo del juego, y que no siempre tienen una solución, sino mas bien al contrario: cada acertijo puede resolverse de varias maneras. ¿Cómo hacer que la gente salga de cierto salón exclusivo? ¿Qué tal sacando al guardia de la puerta con los encantos de una joven viuda? ¿O tal vez metiendo algún hedor corporal a través de la ventilación que haga que todos arranquen?

No hay ningún puzzle dentro del juego que tenga una única solución. Al ir hablando con los personajes del juego (todos tienen algo que decir, hasta los que parezcan más inútiles), van apareciendo pistas sobre potenciales formas de resolver un entuerto, pero la mayor parte del tiempo todo queda a la imaginación del jugador. No se trata tampoco de intentar respuestas ilógicas: todo hace mucho sentido. A veces pareciera que las respuestas no están a la mano, pero siempre es cosa de buscar un poco y hacer funcionar la materia gris.

Hay un par de cosas que llaman la atención en Stacking. Primero, es que hay un mensaje interesante en el juego (los trabajos forzados y el maltrato infantil), que aunque a primera vista parece hasta simplón, es tratado con bastante elegancia y seriedad, sin llevarlo ni al absurdo, ni tampoco al extremo propagandístico. Dentro del contexto del juego, también se resalta la pequeñez del personaje principal, pero como algo que no es impedimento para conseguir lo que para la gran mayoría parece imposible: a través del ingenio, resolver situaciones que a los más grandes se les escapan de las manos, ya sean huelgas o problemas mecánicos.

Segundo, nótese que Stacking no es un juego para el que se necesiten grandes dosis de habilidad. Está pensado y ejecutado de forma que cualquiera pueda tomar el control y jugar hasta terminarlo, pero sin que eso lo asocie a un juego casual, o de esos extremadamente simples y con profundidad cero. Resolver puzzles es satisfactorio, y además deja un incentivo -como esos juegos antiguos- para no quedarse en la solución única y tener las tres o cuatro posibles, antes de ir por la siguiente; siempre se puede volver atrás y seguir resolviendo el mismo puzzle de diferentes maneras.

Luego, su diseño artístico es impecable. Ya sea simulando una obra de teatro en las cut-scenes, y tomando prestados muchos elementos del cine mudo de comienzos del siglo XX, Stacking está a un nivel muy alto. No hay voces (cuando los personajes hablan se oye una máquina de escribir), pero si hay una banda sonora muy ad hok que recrea el ambiente perfecto para la lectura de los diálogos, y en general, para la presentación del juego. Tampoco es un título muy largo, pero su duración está directamente asociada con la dedicación del jugador para resolver los desafíos, ya sean los principales y necesarios para avanzar, o los secundarios.

Stacking es un juego muy especial. Principalmente, porque su propuesta no excluye a nadie, y porque el jugador más avezado puede disfrutarlo tanto como los más novatos. Los puzzles son bastante ingeniosos, y aunque están lejos de la dificultad de otros rompecabezas, tienen una dificultad bien ajustada y en pocos, muy pocos casos, resolver uno sea tan simple como coser y cantar (literalmente). Quizás los únicos problemitas se den en algunos momentos con la cámara, y hay algunos tirones por aquí y por allá, pero nada importante como para restarle mérito. Ojalá existieran más juegos tan inspirados como Stacking.

Disponible en Xbox Live y Playstation Network, por 1200 MSP o USD $15 respectivamente.

Lo imperdible:

  • Todos los muñequitos del juego.
  • La elegancia para tocar temas potencialmente delicados.
  • El diseño en general del juego es impecable, desde la presentación visual hasta los diferentes puzzles.

Lo no tan imperdible:

  • Algunos leves problemas de cámara.
Excelente
…Stacking es un juego muy especial.”