Spare Parts [NB Labs]

Spare Parts [NB Labs]

Nosotros, robots.

Spare Parts es lo nuevo de Bright Light, el estudio de Electronic Arts enfocado en juegos más del tipo casual. Para ponerse en contexto, hay aquí mucho de los juegos estilo Lego Star Wars, Lego Indiana Jones y similares, aunque esta vez con un par de robots como estrellas, y en formato de juego descargable para Xbox Live Arcade y Playstation Network.

Spare Parts mezcla un poco de plataformas, acción y algo de puzzle, donde predominan los dos primeros géneros antes que nada. Apenas iniciado el juego, y por su estética, queda claro que el juego está enfocado a los más pequeños, algo que se confirma una vez completado el tutorial y familiarizados con los controles, que son bastante sencillos. Un par de ataques simples, otros más poderosos y que necesitan un par de botones para ejecutarse, y ya está. A la acción.

Luego, los niveles. El juego tiene un Hub, que vendría siendo una nave espacial, desde donde se puede acceder a los niveles y a otros apartados de interés como… los créditos del juego, o a la sala de entrenamiento. Desde aquí ya se puede intuir un poco un problema que, tomando en cuenta el público al que el juego va dirigido, no deja de sorprender: en general hay muy poca claridad respecto de lo que hay que hacer en determinado momento. Ir a un sector o a otro, activar esta puerta o la otra, no siempre va a ser tan simple de adivinar.

Y ya los niveles jugables siguen la misma tónica. En general son todos bastante pequeños (algunos se limitan apenas a un par de habitaciones) y llenos de enemigos que no paran de aparecer y que, más que difícil, hacen que el juego sea “molesto” en ocasiones. Igualmente, no siempre es claro el objetivo, y parece increíble que en lugares tan pequeños y limitados haya que pasarse más tiempo del debido solo tratando de adivinar -porque al final todo se reduce a eso, adivinar- que es exactamente lo que hay que hacer.

Los robots tienen unas cuantas habilidades de las que echar mano, aunque no todas disponibles desde el principio, y como es lógico, se van desbloqueando a medida que se progresa en el juego. Hay algunas partes en las que son obligatorias para poder avanzar, pero al usar una en particular en cierto nivel, nunca queda la sensación de logro o recompensa que uno esperaría. Y las mismas habilidades solo se utilizan con el entorno, pero no como mejoras de combate ni nada por el estilo.

El combate en Spare Parts se reduce a apretar un par de botones y destruir a los malos… hasta que aparezcan de nuevo. Lo mismo, hay vidas infinitas por lo que perder se reduce a que nos quiten unas pocas monedas y vuelta a la acción. Los controles por momentos son poco precisos, los saltos pecan de un leve input lag, y muchas veces para mover un objeto hay que ubicarse en un lugar hiper exacto, algo a lo que la cámara -que es fija, pero se mueve según la posición del robot- no ayuda en nada. Tal vez esos detalles por si solos no sean un problema, pero la suma de todos ellos hacen que el apartado jugable de Spare Parts sea de todo menos satisfactorio.

Spare Parts basa su premisa en el juego cooperativo. Aquí no pretendo generalizar, y simplemente quiero exponer mi caso respecto del cooperativo: las sesiones de dos jugadores que tuve (a través de Xbox Live) fueron un completo desastre, casi con mayúsculas. Principalmente, porque -como mencioné antes- los objetivos son poco claros, y porque como ya más de alguno puede intuir, hay problemas con la cámara y si un jugador se sale del área jugable y visible es muy probable que “muera” dentro del juego y vuelva a reaparecer en otro sector solo porque si. Y si bien hay algunos objetivos opcionales dentro del juego que se pueden completar solo con otro robot al lado (muy simples por lo demás), finalmente son solo eso: opcionales; aparte, jugando de a dos tampoco la dificultad aumenta ni nada por el estilo, y en mi experiencia, hasta la hace peor.

Para cerrar: Spare Parts se ve bastante bien, se escucha ídem (incluyendo a Simon Pegg en su rol de narrador), pero lamentablemente, se juega no mal, sino pésimo. Me queda ese sabor de juego descuidado en su aspecto más relevante, y peor aun, pareciendo un juego orientado a los más pequeños, es inentendible que falle en los conceptos más básicos: el control es muy mejorable, la jugabilidad en general es muy light -incluso para el estilo de juego-, los niveles parecen estar hechos a la rápida… en general, es un juego demasiado insípido y hasta mal ejecutado. Quizás alguien podría pensar que un niño podría pasar por alto muchos de estos problemas, pero aún así, hay alternativas mucho -muchísimo- mejores antes que Spare Parts.

Disponible en Xbox Live y Playstation Network por 800 MSP o U$ 10.

Lo imperdible:

  • Audiovisualmente es bastante llamativo y agradable, mención especial para el rol de Simon Pegg

Lo impresentable:

  • El cooperativo es un desastre
  • La jugabilidad en general es demasiado simple, el combate no tiene peso alguno y los puzzles están casi de adorno.
Regular
…es inentendible que falle en su aspecto más básico.”