¡Por fin! Nexus One recibe actualización a Android 2.3.3 Gingerbread

¡Por fin! Nexus One recibe actualización a Android 2.3.3 Gingerbread

Se abrieron los cielos y descendió la esperada actualización para Nexus One.

Esta es una noticia que — personalmente — estaba esperando. Si eres uno de los molestos dueños del otrora teléfono de cabecera de Google y sentías que te estaban dejando de lado, levanta la cabeza. De acuerdo con los rumores que llegaron a nosotros la semana pasada, Google comenzó a enviar la actualización oficial que transformará tu viejo y aburrido Nexus One con FroYo en… bueno… un viejo y aburrido Nexus One, pero con el fresco y exquisito Gingerbread 2.3.3.

Además de los notorios cambios gráficos encontrarás un nuevo teclado, integración con servicios VoIP nativa, optimización de la utilización de los recursos de sistema, mejor compatibilidad con formatos de video abierto y — según reportes — la integración de tus contactos de Facebook con la agenda del equipo dejará de funcionar como la conocemos. Seguirás siendo capaz de utilizar esa información, pero desde la propia aplicación de la red social.

Pero bueno… Si todavía no recibes la notificación de la actualización Over-The-Air, y quieres tu Gingerbread a-ho-ra, tienes dos caminos: Introduce en el teclado numérico *#*#2432546#*#* (los números equivalen a CheckIn) y el propio equipo hará Ping a los servidores de Google. Luego, anda a Configuración – Acerca del teléfono – Actualizaciones del sistema y revisa. Probablemente te lanzará un mensaje diciendo que tu sistema esta actualizado, pero tú y yo sabemos que no es así. Repite el proceso un rato después y vuelve a probar… Quizás así tengas suerte.

La segunda es descargarlo directamente, poner el archivo update.zip en la raiz de tu microSD y actualizar ‘a la mala’. Es más complejo y si no eres un usuario avanzado, quizás no debas hacerlo.

Es importante saber que las actualizaciones no llegan a todos al mismo tiempo. La propia gente de Google anunció que podrían pasar semanas antes que la recibas, y todos sabemos la cantidad de tiempo que pasó desde la última ocasión en que usaron “semanas” como unidad de tiempo… Bueh, aun así, paciencia.