Ancianos y enfermos japoneses no quieren que los cuide un robot-enfermera

Ancianos y enfermos japoneses no quieren que los cuide un robot-enfermera

Si hay un país que ama a los robots, ese es Japón. Tienen robots que hablan inglés, robots que ofician ceremonias de boda y robots que venden helado, entre otros. También hay robots-enfermera, pero no parecen tener el mismo éxito que sus pares.

“Queremos que haya humanos cuidándonos, no máquinas”, alegan pacientes en un reporte de la BBC.

En Japón, los esfuerzos por crear robots humanoides que puedan ayudar a los ancianos o cuidar a los enfermos es intensivo. Japón es un país cuya población envejece, y la gente que pueda trabajar cuidando a los mayores es cada vez menos. La ayuda de máquinas es vista entonces como una solución.

“El país ve como una necesidad imperativa construir robots cuidadores y sistemas que puedan monitorear la salud en el hogar. Sin ellos, el sistema de salud del país no se sostendrá”, afirmó a la BBC el enfermero Yasuko Amahisa.

Sin embargo, en este sector los robots no han podido ayudar mucho debido al rechazo por parte de los pacientes. El fabricante de robots Tmsuk creó un androide asistente de un metro de alto hace 6 años, que costaba nada menos que US$100.000. El proyecto fue cancelado por “fallar en responder a las necesidades de los clientes”, asustando a los pacientes en los hospitales.

Así, aún en Japón las personas prefieren el contacto humano a que un robot los esté vigilando. Conscientes de esta situación, el gobierno japonés ha decidido enfocar los recursos a sistemas más simples y prácticos que puedan realizar tareas sencillas, como por ejemplo camas que se transforman en sillas de ruedas, en vez de máquinas complejas como robots que laven el pelo.

Este tipo de robots simples podrían ser mejor aceptados por pacientes y ancianos, y podrían ser más realistas a la hora de pensar que todos tendremos robots en nuestras casas algún día.

Link: No, robot: Japan’s elderly fail to welcome their robot overlords (BBC)