A 14 años del controvertido estrellato de oveja Dolly

A 14 años del controvertido estrellato de oveja Dolly

El primer mamífero en ser clonado desató el debate respecto de la posible clonación humana.

En un día como hoy, pero de 1997, la ciencia confirmó un salto enorme al hacerse pública la existencia de la oveja Dolly, el primer mamífero clonado exitosamente a partir de la transferencia somática de una célula adulta o especializada proveniente de una glándula mamaria (y de ahí también el origen de su nombre, claro).

Dolly había nacido en julio del año anterior en el Instituto Roslin de Escocia y al momento de hacerse conocida, de inmediato se gatilló el debate ético y moral entre los científicos y la población mundial en general, ante la ya inminente posibilidad de que se hiciera real la cuestionada clonación humana.

Pero en rigor la existencia de esta oveja dio el primer paso para implementar la técnica en otros tipos de mamíferos de gran tamaño, incluidos caballos y toros, pese a su complicado proceso evolutivo. De hecho para llegar a Dolly, se utilizaron 430 óvulos, de los que se obtuvo 277 reconstituidos para cultivar. De todo eso, sólo 29 lograron ser transferidos a hembras receptoras, tres llegaron a nacer y apenas Dolly alcanzó la edad adulta, viviendo por seis años (la mitad de lo normal). Pese a su deceso, hoy existen cuarto Dollies, gracias a muestras del tejido de la Dolly original (que se conserva disecada en el Museo de Escocia, como se aprecia en la foto) y para conseguirlas sólo hicieron falta cinco óvulos. Auspicioso avance.

No obstante, en 2007 uno de sus creadores, Ian Wilmut, sostuvo que la técnica de transferencia nuclear nunca sería lo suficientemente eficiente para ser aplicada a humanos. Donde sí ha sido útil es en el terreno de las especies extintas o en peligro de extinción. De hecho, en 2009 en España se logró la clonación de un bucardo, una especie de cabra montesa que desapareció el 2000. Vivió brevemente, pero abrió el camino para revivir variedades extintas en el último tiempo y de las que se conserven tejidos congelados – como por ejemplo, el mamut.

Polémico desde su inicio, es innegable que el nacimiento de “la oveja más famosa del mundo” significó un enorme avance científico. Y dejando de lado toda su controversia, hoy celebramos el nacimiento público de la querida Dolly.

Link: Feb. 22, 1997: Hello, Dolly! (Wired)