Vela solar Nanosail-D2 de la NASA logró desplegarse

por

2067 posts

Luego de que la NASA perdiera todo contacto con su vela solar NanoSail-D2 a fines del año pasado, el futuro de la misión había quedado al filo del fracaso debido a que dicho artefacto no había logrado separarse del satélite FASTSAT (encargado de transportarla en su interior).

Originalmente estaba previsto que la separación entre ambos artefactos se produjera el 6 de diciembre del año pasado, momento en que los ingenieros a cargo de la misión enviaran las órdenes respectivas. Lamentablemente dicha separación no pudo ser confirmada debido a que se perdió todo contacto con ambos satélites.

Claro que las esperanzas renacieron luego de que el pasado 19 de enero la vela solar fuera expulsada de forma espontánea por el satélite FASTSAT, quedando “suspendida” en vuelo libre por el espacio. En ese momento se inició un contador de tres días para que se desplegara de manera automática la vela solar, hecho que debía concretarse hacia fines del día 21.

Debido a los constantes problemas de comunicación existentes entre los ingenieros en Tierra y ambos satélites, la NASA solicitó ayuda a la comunidad de radioaficionados para que los ayudaran a captar cualquier señal proveniente de ambos artefactos.

Finalmente fueron los integrantes del Club de Radioaficionados de Marshall quienes lograron captar la primera señal que confirmó el despliegue de la vela solar, lo que fue considerado como todo un éxito por los encargados del proyecto.

Es la primera vez que una nave de la NASA logra abrir una vela solar en la órbita baja de la Tierra, aunque es la segunda a nivel mundial luego del éxito alcanzado por la nave Ikaros de Japón que desplegó una vela similar en junio del año pasado.

El objetivo primordial de la vela solar NanoSail-D2 es demostrar las reales capacidades de un sistema de estas características. La idea a futuro es que este tipo de tecnología sea utilizada con la finalidad de sacar de órbita a los satélites de una forma mucho más económica y eficiente.

Se espera que la vela siga navegando por el espacio en la órbita baja de la Tierra durante unos 70 a 120 días, para luego terminar desintegrándose en la atmósfera terrestre.

Link: NASA NanoSail-D ‘Spontaneously’ Back in Business (TMCNet)