Dead Rising 2: Case West [NB Labs]

Dead Rising 2: Case West [NB Labs]

Vuelve Frank West a cubrir una ¿guerra?

Cuando se anunció que Frank West volvería a hacer su aparición en Dead Rising 2 las expectativas por el nuevo DLC subieron bastante. Y es que la predicción era simple y hasta lógica: un nuevo capítulo al estilo del notable Case Zero, más la vuelta de Frank y su camarita daban altas probabilidades de tener un win-win entre manos.

Claramente, no es el caso de Case West, el nuevo capítulo descargable de Dead Rising 2, que llega en exclusiva -otra vez- a Xbox Live.

Case West tiene una ubicación temporal algo extraña (semi spoiler, cuidado): los eventos parten mostrando el “final malo” de Dead Rising 2, y donde antes que se consumen los hechos nefastos para Chuck Greene, llega Frank West al rescate. Después de unos cuantos dimes y diretes, ambos se dirigen a un complejo cercano de Phenotrans -los que hacen el Zombrex-, donde una fuente ¿infiltrada? tiene la información necesaria para desenmascarar a la compañía, y de paso para ayudar a Chuck a limpiar su nombre.

Luego, la mecánica de juego es la ya conocida por todos, con muchos zombies por todos lados, armas al por mayor, sobrevivientes por rescatar, misiones cronometradas, etcétera. Seguimos controlando a Chuck Greene, pero ahora con Frank West peleando a nuestro lado, y conociendo sus habilidades, no se hace problemas para machacar zombies con cualquier arma que tenga en su mano. Frank es controlado por la CPU, pero al igual que en Dead Rising 2, un segundo jugador puede unirse a la partida y tomar control de West, lo que facilita bastante las cosas. Vuelve la cámara de fotos del primer Dead Rising, pero su uso es bastante testimonial y no ofrece nada especialmente interesante más que sacar fotos al por mayor, guardarlas, compartirlas, y rescatar un par de logros.

Hasta aquí todo bien, o relativamente bien. De partida, la locación de este DLC es de todo menos atractiva, y el complejo de Phenotrans es bastante pequeño y aburrido. A diferencia del pueblito de Still Creek, donde habían varias cositas interesantes para recorrer, aquí no hay nada más que un cuadrado dividido en unas cuantas zonas, otras pocas oficinas, y sería. Y en una de las situaciones más increíbles e inentendibles del universo Dead Rising, los sobrevivientes que hay que rescatar… se rescatan solos. Quizás para alguien eso sea un alivio, a juzgar por los problemas históricos de la mecánica de acarrear sobrevivientes, pero es que la “nueva” forma de Case West -si bien puede tener lógica: los científicos ya conocen la salida- le quitan todo el desafío y la sensación de agobio de tener que llevar a un ser indefenso y estúpido a un lugar seguro. Mal.

No podían faltar tampoco los tiempos de carga, que si ya eran un lastre antes, aquí pueden ser todavía peor, dependiendo de la situación. Donde sí el juego gana varios puntos es en la batalla contra el jefe final, que si bien no es especialmente difícil, si es algo más compleja que cualquiera que se haya visto antes (incluyendo el primer Dead Rising) y que debiera marcar la pauta de lo que se viene para la franquicia… ¿lo que se viene?

Si. Y es que después de terminar este Case West, queda bien que claro que este DLC era una forma de dar continuidad a la historia. El mero hecho de que se desencadene gracias al final malo de Dead Rising 2 es decidor en cuanto a lo que pretende Capcom. Rescatar a la hija de Chuck en Dead Rising 2 y sacar el final A+ cierra la historia y todos son “felices”; aquí, el guión empieza a abrirse y tira luces respecto a entidades más complejas y de las que no se había oído antes. Hay algo grande ahí afuera.

Volviendo a lo medular, Case West se queda corto, muy corto. Dura apenas un par de horas, es fácil, en cooperativo más aún, los sobrevivientes se rescatan solos, las misiones y el guión son de todo menos carismáticos, y en la suma da la sensación de que se hizo a la rápida, para vender con el nombre de Frank West y preparar el camino para siguientes capítulos en el universo Dead Rising. Lo rescatable puede llegar a ser la relación y los diálogos entre Chuck y Frank, la batalla final, pero el resto queda al debe. Encima, cuesta 800 Microsoft Points, el doble de Case Zero, y aquel DLC era infinitamente superior en todo sentido.

Si yo fuera Frank West, y este DLC un sobreviviente del juego, a lo más le sacaría una foto y ni me molestaría en rescatarlo. Así no Capcom, así no.

Lo imperdible:

  • La vuelta de Frank West y su cámara.
  • El último jefe.

Lo impresentable:

  • Los tiempos de carga, los sobrevivientes que se rescatan solos, pocas misiones y malas, fomes, lateras, juego hiper fácil, cuesta 800 puntos, es super corto, y etcétera…
Regular
…Case West se queda corto, muy corto.”

Links: