Clásicos del rock negocian con las discográficas el uso de sus canciones en Internet

Clásicos del rock negocian con las discográficas el uso de sus canciones en Internet

(cc) oddsock

Los viejos rockeros nunca mueren. Ni dejan de reclamar por lo que consideran justo. En la mayor parte de los casos parecen ya lejanos los tiempos en los cuales las discográficas manejaban a su antojo la música y carreras de sus artistas editados. Los tiempos han cambiado y con Internet estas se han vuelto prescindibles. Un cambio de negocio y de modelo de industria que aún tiene algunos flecos pendientes. Como el de los derechos de las canciones a la hora de subirlas en formato digital a la Red. Un caso similar al que ha enfrentado a la otrora todopoderosa EMI con dos de los grupos más influyentes de la Historia de la música popular: The Beatles y Pink Floyd.

De las canciones del cuarteto de Liverpool hace ya algunos meses que podemos disfrutar en iTunes. Una ausencia que hasta entonces se antojaba sumamente extraña y que se debía a los siempre complicados derechos de autoría y reproducción de las canciones. Lo que los artistas cedían a las discográficas y viceversa y que en el caso de bandas tan antiguas en el tiempo se remitían a contratos que simplemente estaban hechos para otro mundo (donde solo existían los soportes y la distribución física de los discos) y no este.

Para que los Beatles pudieran llegar a iTunes EMI tuvo que renunciar a su parte del pastel, y el pago de los derechos de las canciones estaría llegando directamente a la empresa que gestiona el legado de los Fab Four y otra editorial musical que es la propietaria mayoritaria de su repertorio (en la década de los 80 Paul McCartney vendió esos derechos a Michael Jackson, que posteriormente los vendería a otra compañía agobiado por las deudas). Posiblemente EMI siga sacando algo de todo esto, pero ya no se encuentra en esa situación en la cual era ella (la discográfica) la que se encargaba en exclusiva de gestionar los beneficios y el reparto del dinero por las ventas de discos.

Los siguientes en tomar este camino han sido Pink Floyd, la otra banda en el top de ventas millonarias de EMI. La influyente banda llevó a la compañía a los tribunales el pasado año para evitar que esta vendiera sus canciones sueltas en iTunes alegando que al hacerlo violaban su sentido artístico, ya que sus álbumes estaban pensados como discos conceptuales donde todas y cada una de las canciones formaban parte de un todo que no podía mutilarse. Pink Floyd ganó el juicio pero en realidad lo que buscaba era renegociar las condiciones en las cuales cedieron los derechos en el pasado. Algo que acaban de conseguir, permitiendo ahora si a EMI “mutilar” su obra en iTunes. ¿Qué pensaría de todo esto Syd Barrett?

En todo caso ambas bandas han abierto una vía para todos aquellos clásicos cuya música no se puede disfrutar (al menos legalmente) en Internet o en soportes digitales, como AC/DC o Def Leppard

Link: Los grandes del pop y del rock renegocian la tajada en Internet (El País)