ARM y x86 podrían llegar a tener similar eficiencia energética y características

ARM y x86 podrían llegar a tener similar eficiencia energética y características

por

más pronósticos de analistas de la industria

La arquitectura ARM está teniendo mucho protagonismo desde el anuncio del próximo Windows 8 para ARM, sistema operativo que se espere catapulte a esta arquitectura hasta el punto de convertirla en un serio rival ante la dominante arquitectura x86. Desde Softpedia nos llega un interesante análisis del futuro de ambas arquitecturas, las que en su evolución podrían llegar a equipararse tanto en consumo como en características.

Actualmente tanto ARM como x86 mantienen distintas premisas; x86 cada vez se aleja más de su original diseño CISC, hasta el punto que en la actualidad es prácticamente un CPU con arquitectura RISC (ARM también es un CPU RISC), la que ha logrado diversificarse en distintos ámbitos como en servidores y estaciones de trabajo para cómputo intensivo, como en equipos hogareños y multimedia, y recientemente en equipos tablet y netbook de bajo consumo. Por su parte ARM desde sus orígenes es una arquitectura centrada en el bajo consumo lo que la hace ideal en tablets, smartphones y otros dispositivos de bajo consumo.

La constante evolución y los requerimientos del mercado en un futuro podría borrar las diferencias de ambas arquitecturas las que se vienen adaptando a las nuevas necesidades fortaleciendo sus puntos débiles, el consumo (x86) y el poder de cómputo (ARM). Por ejemplo el próximo sistema operativo Android 3.0 tiene por requisito mínimo un microprocesador ARM de doble núcleo, requisito que podría elevarse en futuras versiones y cuando haga su aparición Windows 8; esto podría significar que la arquitectura ARM evolucione para adaptarse a las nuevas y cada vez más demandantes aplicaciones y sistemas operativos que vayan saliendo. Por su parte x86 en los últimos años ha tenido una gran evolución en cuanto al consumo energético, llegando a tablets y smartphones, y se espera que esta evolución continúe a fin de lograr dispositivos x86 que rivalizen en consumo y duración de batería ante los equipos equivalentes basados en ARM.

Al ambas arquitecturas ir puliendo paulatinamente sus puntos débiles en los próximos años hasta que llegará el momento en que las notables diferencias actuales sean cada vez más difusas hasta llegar a ser casi inexistentes, es decir ARM en su evolución para satisfacer las crecientes necesidades de los usuarios que demandan cada vez más y más características incrementará sus frecuencias de funcionamiento y/o número de núcleos perdiendo en el proceso su actual bajísimo consumo, mientras que x86 simplificando su diseño junto a menores procesos de fabricación reducirá su consumo. Muestras de dicha evolución las podemos ver en la actual evolución que vienen experimentando los CPU x86 Atom y Fusión de Intel y AMD respectivamente, o en el recientemente anunciado CPU ARM Denver de Nvidia (el cual ofrecerá mucho más poder de cálculo que los actuales Tegra, aunque a costa de sacrificar el consumo), o los próximos CPU+GPU ARM de AMD.

Los analistas también pronostican que los equipos basados en la arquitectura MIPS también tendrán una importante participación en el mercado de equipos tables, smartphones allá por el 2016.

Ya veremos si los pronósticos se cumplen, aunque en este caso lo expuesto suena bastante lógico.

Link: ARM and x86 to Feature Similar Energy Efficiency and Performance, Say Analysts (Softpedia)

Link: Performance and Power Efficiency of ARM and x86 Will Be Equal – Analyst (Xbit Labs)