[metroimage ids=”38-45360,38-45362,38-45363,38-45364,38-45365,38-45367,38-45369,38-45370″ imagesize=”large”]

España: Epson Extreme Gaming Event en Madrid

En la sala Shoko de Madrid fuimos invitados a jugar disfrutando de 80" de pantalla

Some girls are bigger than others, cantaban The Smiths, y para los más hardgamers algunos monitores o pantallas nunca serán lo suficientemente grandes. Sin embargo hay otras maneras de lograr disfrutar de la experiencia de un juego saliéndose de los límites convencionales de una pantalla propiamente tal. Ahí entran en  juego -literalmente hablando- los proyectores, que a partir de 80 pulgadas y con resoluciones que alcanzan Full HD 1080p  convierten la experiencia de juego en algo más.  Siempre y cuando tengamos la superficie y el espacio adecuado para ello, claro.

La reunión se celebró en la Sala Shoko de Madrid, en donde los medios de prensa fuimos invitados al primer  Epson Extreme Gaming de Madrid, donde éramos esperados con sendas instalaciones en las cuales los proyectores Epson EH-TW450, EH-TW3600 y EH-DM3, todos con tecnología 3LCD, proyectaban juegos de última generación en tamaños que no se ven todos los días.

Adicionalmente, contaron con la instalación de un soporte hidráulico Simtech para simulación profesional de juegos de automóviles. Entre el Simtech y el juego en 80″ es difícil imaginar una situación más espectacular para los fanáticos del automovilismo virtual.

Pero no todo era simulación de autos. En el evento de la multinacional japonesa también pudimos jugar al Rock Band, el Fifa 2011 y el Napoleon: Total War en las enormes pantallas que crearon las diferentes gamas de proyectores con que  Epson hace más real aquello de la “experiencia inmersiva”.

Por si la ambientación no bastaba, también andaba un señor vestido tal como el famoso general y emperador corso. Suponemos que no es necesario llegar a ese nivel de caracterización para “vivir” la experiencia de un juego. Lo que sí puede ser necesario, y creo que eventualmente tendré que preguntárselo a mi novia, es  si no le importa ampliar el salón tirando la pared de la habitación. Necesito máxima distancia para sacar provecho de estos proyectores y, después de todo, también sirven para ver películas románticas.