[metroimage ids=”38-47136,38-47138,38-47140,38-47141,38-47145,38-47148,38-47149,38-47151,38-47153,38-47154,38-47156,38-47158,38-47159,38-47161,38-47163,38-47164,38-47165,38-47167,38-47169,38-47170,38-47171,38-47173,38-47175,38-47176,38-47178,38-47180,38-47181,38-47182″ imagesize=”large”]

Epic Mickey [NB Labs]

Mickey Mouse y Warren Spector... ¿buena combinación?

Mickey Mouse es un personaje de Disney que en los años más recientes ha ido perdiendo algo de protagonismo, esto principalmente entre los niños más pequeños quienes ya se identifican más con los nuevos personajes de películas animadas como los de Toy Story y Cars por mencionar algunos. Debido a esta situación se decidió crear este título para volver a traer a Mickey al primer plano, con un equipo de desarrollo liderado por nada menos que Warren Spector, lo que inmediatamente llamó la atención de propios y extraños.

Con el legendario Spector trabajando con el estudio Junction Point se comenzaron a mostrar ideas e imágenes conceptuales que sudaban calidad en cada uno de sus pixeles, lo que elevó las expectativas al máximo y puso a soñar tanto a los fanáticos de Disney como a los poseedores de una consola Wii.

El juego por fin llegó a las tiendas, y la pregunta de todos los interesados es: ¿En realidad es tan “épico” como pintaba? Sigue leyendo para que conozcas nuestra opinión…

La historia aunque es sencilla funciona a la perfección para introducirnos a la experiencia, comenzando con Mickey Mouse tentado por la curiosidad, lo que lo lleva a accidentalmente causar un caos en el interior de un mundo creado por el hechicero Yen Sid en donde viven todos los personajes y conceptos olvidados de The Walt Disney Company. Obviamente Mickey es obligado a ingresar a este mundo para restaurar la paz, para lo que tendrá que lidiar con varios de los viejos personajes incluyendo el por muchos esperado reencuentro con Oswald The Lucky Rabbit.

Con esto último debes tener en cuenta que además de enfrentarte a los problemas de Wasteland, también tendrás que cuidarte de Oswald quien por celos tiene un malévolo plan para reemplazar a Mickey.

La aventura presenta una mezcla de varios géneros, siendo principalmente un juego de plataformas con vista en tercera persona. Conforme se avance a través de los niveles encontrarás algunos toques de RPG y notarás el sistema de moral similar a otros títulos que en esta ocasión sirve para desencadenar diferentes tipos de acciones. Por ejemplo, dependiendo de tus decisiones no solo podrás obtener un final diferente, sino que también podrás enfrentarte o no a varios jefes de nivel, lo que hace más importante el asunto de las elecciones.

La mecánica de juego principal es a través del pincel mágico de Mickey, herramienta que controlarás mediante el Wiimote y que te brinda la habilidad de dibujar o borrar elementos en pantalla. De esta manera podrás dibujar puentes para llegar de un punto a otro, o borrar paredes para atravesar barreras, sin dejar de mencionar que el color y el thiner también pueden ser utilizados como armas contra los enemigos.

Esta idea es genial y por lo general funciona bastante bien, pero no se puede negar que se queda corta para lo que pudo llegar a ser ya que no se puede manipular todo el entorno, sino simplemente los objetos que así fueron programados. También es frustrante que si entras a un nivel y pintas todo, al salir y volver a entrar volverás a encontrar las cosas como estaban antes de meter la pintura, así que después de unas horas ya no te da por querer arreglar todo lo que está a tu paso debido a la inconsistencia.

Otro género que se incluye es el de plataformas 2D, y es que al trasladarnos a cada uno de los mundos tendremos que pasar por niveles side-scrolling inspirados en los antiguos cortos clásicos de caricaturas, los cuales a decir verdad lucen grandiosos y le dan un toque muy original y fresco al concepto en general.

Toda la aventura dura entre 10 y 15 horas dependiendo de tu ritmo de juego, y aunque en general está enfocado en exploración igual tendrás que luchar contra algunos enemigos dándoles golpes que se logran al agitar el mando. El combate es repetitivo pero cumple con su función de hacer a un lado a los que estorban.

Hasta ahora todo suena bien, ¿no? Créanme que todo hubiera seguido casi perfecto si no es por dos enormes fallas técnicas. Se trata de la espantosa cámara y la falta de precisión del control. Si, son puntos clave en un videojuego, y lamentablemente Epic Mickey cuenta con una de las peores cámaras que he visto, en múltiples ocasiones causando fallar en los saltos y en otras maniobras necesarias para avanzar. Esta combinación hace que algunas secuencias sean frustrantes y que al final el reto más grande se convierta en tener que aprender a mover la cámara para quedar viendo en una posición favorable.

Es una verdadera lástima este asunto de la cámara y el control, sobre todo ahora que les de la descripción acerca de las gráficas y el sonido. El apartado visual es impresionante, comenzando por el diseño general que Spector logró crear al integrar elementos de los cortos, películas, atracciones del parque, etc. Una combinación impresionante con un estilo muy expresivo que aunque se ve limitado por el poder de la Wii, logra transmitir esa estética de las caricaturas con gran precisión. Los entornos están altamente detallados al igual que los personajes comenzando con Mickey que a lo largo de la jornada lo verás con un sensacional efecto de desprendimiento de gotas de pintura de su cuerpo.

Mención especial a los entornos 2D retro y a los cortes de escena que fueron creados por el estudio externo Powerhouse Animation, quienes lograron darle un estilo único.

Esto combina a la perfección con la música, creada por Jim Dooley quien ha trabajado en diversas producciones hollywoodenses y que impresiona al mezclar canciones clásicas con sonidos de acuerdo a la situación que se vive en pantalla. Sin duda una de las mejores bandas sonoras del año, y no es exagerar. Sin embargo, el audio no es perfecto ya que no se hace uso de actuación de voces, sino que en lugar de esto los personajes solamente se expresan a través de sonidos lo que parece bastante pasado de moda.

En conclusión tenemos un juego que pudo ser como su nombre lo indica, épico, pero que se quedó corto debido principalmente a los graves problemas con la cámara y el control en combinación con algunos objetivos que lucen repetitivos y demasiado sencillos. Aún así, el concepto es muy bueno, lo que junto con las espectaculares gráficas y hermosa banda sonora rescatan el paquete para ofrecer una aventura imperdible para los fanáticos de Disney.

Si tienes Wii y te gusta Mickey Mouse no lo dejes pasar, de lo contrario puedes fácilmente prescindir de este título que además ofrece muchos extras y coleccionables para los conocedores.

Lo Imperdible:

  • El reencuentro entre Mickey Mouse y Oswald The Lucky Rabbit
  • Excelentes las múltiples refrencias a Mickey y a Disney
  • El arte y las animaciones
  • Banda Sonora
  • El sistema de moral

Lo Impresentable:

  • La terrible cámara
  • La imprecisión del control
  • Objetivos tediosos (Ve aquí, ve allá, haz esto, haz el otro)
  • Combate repetitivo

Bueno
…pudo ser como su nombre lo indica, épico…”